25 de agosto de 2012 - Carmo da Cachoeira, Brasil

Aparición

El grupo se congregó en la base de la Colina del Cristo Redentor para subir en procesión con velas hasta la cima. Al llegar arriba todos se sentaron para comenzar el trabajo de oración. Como en todas las Apariciones, se comienza leyendo el mensaje diario en los tres idiomas: español, portugués e inglés.

Luego de la lectura del mensaje, comienza el trabajo de oración. Esta vez, por pedido de la Madre Divina, oramos por los campos de refugiados.

 

Madre Shimani: Vamos a comenzar haciendo el cántico de “Ave Luminosa” para que el Espíritu Santo pueda llegar a nosotros y en especial a los campos de refugiados, donde cientos de miles de personas viven en condiciones infrahumanas.

 

Comienza el trabajo de oración que se extiende por más de una hora. Cerca del horario marcado para la Aparición se solicita entonar “Inmaculado Corazón de María”, para recibir a la Madre Divina. Mientras todos entonan el cántico, Fray Elías transmite a Madre Shimani los pedidos que ha hecho la Madre Celestial.

Luego, el grupo se trasladó a un punto en medio de los participantes, donde la Madre Divina se desplazó para dar Su mensaje.

Se escucharon catorce campanadas y la Madre Divina pidió para que se trajeran las rosas que se han colocado en el altar. Fray Elías, Madre Shimani y los hermanos que apoyan las Apariciones tomaron, cada uno, una rosa y las elevaron para que la Señora las consagre, como Ella pidió.

 

Fray Elías: La Madre Divina dice:
 

Les agradezco en este día por contestar a Mi llamado. Como Madre de la Esencia Primordial de Dios, el Señor me ha concedido la Gracia de poder orar con ustedes y entregarles, Mis queridos hijos, la bendición maternal de Mi Corazón, a partir del Rayo de la Cura del Arcángel Rafael.

Hoy vengo aquí a dar Mi bendición a todos los enfermos, los que se encuentran aquí y los que se encuentran en todo el mundo.

Oremos por la sanación de todos esos corazones.

 

Se realiza por tres veces el Ave María, y tres veces el Padre Nuestro en portugués.

 

Fray Elías: la Madre Divina continúa diciendo:
 

Por la bendición del Espíritu Santo, les doy la cura a cada uno de sus corazones.

Sepan queridos hijos, que primero se debe curar el corazón para que el alma, como una rosa, se pueda expresar delante de los Ojos del Creador.

Como Madre Misericordiosa, clamo por cada uno de sus corazones. Como ya he dicho, hijos Míos, este es el último tiempo de reparación; los cambios llegarán sobre este planeta y sus corazones deberán estar levantados junto a Mi Hijo Jesús, orantes y firmes, para asistir a las almas que más necesitarán de la luz del Redentor.

Con esto quiero decirles, hijos Míos, que sus corazones estarán preparando el retorno de Mi Hijo desde el Cielo, desde las nubes, desde el Sol Mayor de este universo. Por eso abran vuestras consciencias, porque este es Mi único llamado, el llamado a la redención, al resurgimiento de sus espíritus reconciliados en la totalidad con la Luz del Creador. De esta manera, hijos Míos, mediante cada oración diaria, sus corazones estarán en el Señor y escucharán en el silencio Su Voz amorosa y sentirán en sus corazones Su Paz.

Hoy he venido a orar con ustedes porque es necesaria la cura en todas las almas. Mientras el mundo corre rápido, muchas almas necesitan de oración, más aquellas que no están en este plano y que deben recibir la Gracia de la Luz. Así, todos como humanidad podrán elevarse a los brazos de Dios.

Sepan, queridos hijos, y con total amor hoy les revelo, que Mi Inmaculado Corazón es una parte de la esencia de Dios.

El Corazón Sagrado de Mi Hijo viene en este tiempo a redimir a la humanidad, a darle una nueva oportunidad de vivir en la Paz. El nacimiento de la Nueva Humanidad deberá consagrarse, en esa Paz, al Sagrado Corazón de Mi Hijo, viviendo la esencia del Redentor. También, deberá consagrarse a Mi Inmaculado Corazón, a Mi Corazón Maternal, que tiene la aspiración de guiarlos por mucho tiempo más y acompañarlos en ésta hora final.

Pacifiquen sus corazones con la llegada del Espíritu Santo. Pues de la misma forma que llegó a Mi Corazón y al Corazón de todos los discípulos de Cristo, ese Espíritu Santo debe hacerse presente en cada una de sus vidas. Pero para que ese Espíritu llegue, ustedes deben llamarlo. Entonces estarán llamando a Dios, a la Mayor expresión de Su Luz y de Su amor en todo este universo.

Sepan queridos hijos, que vengo como anunciadora de ese Espíritu Sagrado, preparando desde hace mucho tiempo sus corazones para que ellos se abran a la Paz, Paz que no sienten hace mucho tiempo. Llegó la hora de que puedan sentirla a través de Mi presencia maternal en cada uno de ustedes.

Como a todos ustedes los llamo hoy, llamo a todos Mis hijos en el mundo. Así también lo hago desde Medjugorje, llamando a todos a vivir en la Paz, para que todos puedan reconciliar la vida con Dios y de esa forma, hijos Míos, a través de Mi Gracia Maternal, puedan reconciliar su vida con la de sus seres más queridos, amigos, familias y conocidos que están todos llamados a vivir la eternidad.

Hoy les traigo, hijos Míos, a través de Mi Inmaculado Corazón, la presencia de la eternidad, el verdadero tiempo que siempre deben buscar a través de la oración del corazón. Sobre todo deben buscarla, en este tiempo, orando en grupos, orando en grupos de almas, para que Dios se pueda servir de ustedes y la Justicia sea más leve para aquellos sobre los que debe descender en este tiempo, sobre aquellos que deberán recibir esa Justicia.

Todos ustedes deben tener mucha compasión y orar por todos ellos, porque de esa manera, queridos hijos, la humanidad orará por cada alma, por cada corazón de este mundo y una gran red de cura, de sanación del corazón, podrá expandirse como luz en el mundo. Entonces Yo podré decir verdaderamente que sus corazones estarán preparados para la venida de Mi Hijo, que ya fue anunciada desde hace mucho tiempo.

Crean en las promesas de Cristo, que en poco tiempo se cumplirán para los ojos que las quieran ver y para los ojos que se quieran ocultar de la única Fuente de Vida. Fuente que todos son convidados a vivir en este tiempo por amor y por redención de esta humanidad.

Quiero decirles, queridos hijos, que estoy muy alegre por vuestra compañía, de la misma forma que Yo lo anuncié en Aurora. Por eso, esto es una invitación a seguir como peregrinos a la Fuente, a la Eternidad, hacia la reconciliación que Mi Hijo pronunciará en Su Retorno, desde Su Eternidad y Su Omnipresencia sobre todo este mundo.

Abran sus ojos para ver la llegada de Mi Hijo. El tiempo del perdón llegará para todos, más para aquellos que niegan la esencia del verdadero perdón que es dado por Dios a cada criatura.

Sepan que desde los inicios los profetas anunciaron la Nueva Humanidad, la Tierra Prometida. Eso no es un sueño, no es una ilusión, es el verdadero Proyecto de Dios, la verdadera misión de Mi Inmaculado Corazón para todas las criaturas de esta Tierra.

Hoy los invito a imitar Mis enseñanzas como Madre maternal, como Corazón puro del Creador, que llevó en Sus brazos a Jesús, obedeciendo a los designios del Padre, sin comprender y sin saber cómo hacer o cómo obrar durante ese tiempo antiguo.

Yo les digo, hijos Míos, ¡anímense a vivir en el Señor!, porque descubrirán lo desconocido, la verdadera esencia del amor que viene a este mundo para curar a los corazones.

En este tiempo de muchos cambios Yo los invito a estar en la Paz. Esa es la palabra que pronunciaré eternamente: Paz. Paz, para este mundo, Paz para todas las naciones, Paz para todas las almas, Paz para todas las esencias, Paz para todo lo que fue creado y que deberá resurgir a través del aporte de sus oraciones, las que puedan nacer de una forma honesta desde el corazón.

Les agradezco por responder a Mis pedidos y eleven sus corazones hacia la Eterna Paz.

Las campanas celestiales suenan para llamar a las almas, porque ya es el tiempo del retorno, el retorno de las almas hacia el Reino del Padre, para que juntos, como consciencias, glorifiquemos a Dios. Esa es la verdadera promesa para cada uno de ustedes.

Les agradezco.

 

Se entona el cántico de los pastorcitos de Fátima: “Ave, Ave, Ave María”.

 

Fray Elías: La Madre Divina dice:
 

En el Nombre del Padre, del Hijo y del Espíritu Santo. Amén


*  Fin de la Aparición  *

 

El grupo regresa a sus lugares y luego de unos minutos Madre Shimani y Fray Elías hacen el cierre del trabajo.

 

Madre Shimani: Pasaron muchas cosas hoy.

Lo primero que la Madre pidió es que la Aparición del día de mañana fuera a las 17.30 en la Colina de las Apariciones, por lo tanto nuestra tarea de oración comenzará a las 16.00.

Lo segundo que pidió nuestra Madre, es que en el día de mañana, domingo, a las 8.30 se hiciera un estudio por parte de fray Artur, Madre Shimani y fray Elías, donde todos ustedes puedan preguntar a cerca de las dudas que tienen al respecto del proceso de las Apariciones y para que nosotros expliquemos lo que significa, en este tiempo, todo esto que está sucediendo.

Al final de ese estudio nuestra Madre nos pidió que entregáramos un presente a todos, pero no es nada material.

 

Fray Elías: La Madre vio que todos podrían tener una rosa, pues Ella quiere hacer una bendición especial. Dijo que para dar esa bendición, pedía que cada uno de ustedes traiga una flor. No necesariamente tiene que ser un rosa, puede ser otro tipo de flor, pero que cada uno traiga una flor y que Ella la bendecirá.

 

Madre Shimani: Mañana también nos pidió que hagamos en el estudio algunos anuncios, anuncios de algunas tareas que Ella nos está encomendando. También nos pidió que ese estudio fuera transmitido por Internet a todo el planeta y que luego estuviera disponible en la página de Divina Madre. Ese estudio también deberá ser traducido al ingles simultáneamente.

 

Fray Elías: Vamos a hacer el relato de la Aparición.

Hoy en un momento de la oración de preparación, tuvimos la visita especial de San José. Vino acompañado de dos grandes maestros de la antigüedad: Elías y Moisés. Él también nos entregó una tarea especial para los próximos meses, que mañana, con mayor detenimiento, será comunicada.

La alegría que nos transmitió San José en el día de hoy, era muy intensa. La principal enseñanza que dejó grabada en nuestro interior fue Su devoción.

Momentos más tarde, llegó la hora de la Aparición. Nuestra Señora vino vestida de una forma especial y le preguntamos qué significaban esos símbolos. Ella llevaba un velo blanco, un manto de color turquesa claro, que estaba unido a la altura del corazón por una rosa y una túnica blanca. Sobre Su cabeza estaban las doce estrellas. Le preguntamos qué significaba esa rosa en Su Corazón; nos llamaba la atención porque esa rosa estaba fundida con el manto. Ella dijo que eso representaba la Rosa Mística, pero que también representaba el hecho de que Ella no solo era la Madre de Dios, sino también la Esposa del Creador. En ese momento abrió Sus brazos y sonrió.

Le preguntamos si Ella era novia de Dios (risas) y dijo “Soy Esposa del Creador, Esposa Espiritual”.

Luego Ella nos pidió que nos trasladáramos hasta un punto entre el publico. Allí Ella apareció, de la misma forma en que había aparecido la primera vez, pero vino acompañada de San José nuevamente.

Su aproximación era muy intensa, no solo por la altura en la que estaba, sino también por las luces de colores que Ella irradiaba. Su rostro era muy claro, y Su forma de modular las palabras también, todo se escuchaba con mucha claridad.

Cuando Ella se refirió a la cura del Arcángel Rafael, en ese momento Ella trajo desde el Cielo la presencia del Arcángel. Entonces vimos descender un manto de luz verde, que Ella, con mucho amor, expandió sobre toda la ciudad de Carmo da Cachoeira. Allí nos invitó a orar por todos aquellos que aún no creen en Ella.

En otro momento, cuando estaba diciendo Su mensaje, apareció con un niño en Sus brazos. Era un niño de unos nueve meses y le preguntamos si ese era Jesús, y Ella dijo que ese bebé era la Nueva Humanidad. Dijo que era eso lo que Ella estaba aspirando a que se realice, y dijo que por eso no se cansaba de clamar por la Paz. La Paz permitirá concretar la aspiración de nuestra Madre.

 

Madre Shimani: Mañana de mañana a todos los que quieran participar del estudio, están invitados, será en F2. Luego para la Aparición nos encontraremos a las 16.00 para orar en la Colina de las Apariciones.