Miércoles, 18 de septiembre de 2013

Mensajes diarios
MENSAJE DIARIO DE CRISTO JESÚS, TRANSMITIDO AL VIDENTE FRAY ELÍAS DEL SAGRADO CORAZÓN

2.ª Maratón de la Divina Misericordia – primer día

Sepan desde ahora, que Mi Consciencia Universal y Crística ora para siempre por ustedes para que los nuevos rebaños puedan despertar de verdad a Mi Llamado Planetario.

Como en el Huerto Getsemaní, en vigilia, ayuno y oración, y ahora desde el Cielo, Yo comparto Mis Gracias Primordiales con los corazones que se disponen a escuchar Mi Amorosa Voz.

Compañeros, hoy pasaron ardientemente por la fase de la primera etapa de la oración misericordiosa; tanto en el Brasil como en Oriente ya ha generado infinitos frutos para los corazones más necesitados.

El alma que confía en Mí ingresa en el Cielo Infinito y Desconocido para recibir el bautismo de Mi Luz y el sacramento de Mi Reconciliación.

En este día de especial Gracia Espiritual para todos, Yo los invito a considerarme presente en sus vidas, porque deben saber que Mi Corazón Eterno está allí solo cuando lo llaman con amor y en devoción.

A todos los que se animaron a responder a Mi pedido orante, les agradezco, pues un nuevo Sol en el universo se está gestando para que las almas reciban la irradiación misericordiosa de sus rayos de paz y de redención. Este Sol del cual hoy Yo les hablo es la Esencia de Mi Corazón que está siendo encontrada por todos los que Me llaman durante la oración día a día.

Mi Espíritu imparte Gracias Reparadoras a las esencias que simplemente Me dicen: “Ven Maestro del Amor”.

En este día, Mi Luz impregna las formas y los espacios creados, y esto es posible como consecuencia amorosa del ofrecimiento de todos los maratonistas de Mi Divina Misericordia. Y así pasará el tiempo y, a través de Mí, verán crecer la fe en sus vidas y nunca jamás cosa alguna podrá separarlos del camino de consagración y de santidad que Yo propongo a algunos de los Míos.

Todos tendrán siempre un gran espacio en Mi Consciencia, un lugar de renovación, de cura y de fe para confortarse en las pruebas que el Señor les envíe para madurar sus seres.

Amigos Míos, que mañana el fuego se amplíe en ustedes y abrace Esferas Celestiales Mayores. 

Recuerden que solo quiero almas en profunda contemplación y adoración a Mi Misericordia.

Yo vengo para desmitificar a los fanáticos, porque Mis rebaños de paz y de luz están formados por el trabajo y el sacrificio; en ellos instituiré Mi Nueva Morada sobre la Tierra, buscando la esencia de las almas puras.

Bajo la Gracia del Padre, sean bienaventurados.

Gracias por vivir Mi Llamado de corazón.

Cristo Jesús, vuestro Pastor Interior