Apariciones de la Virgen María

Mar

26

Lunes, 26 de marzo de 2012

Aparición Extraordinaria
Aparición de la Virgen María el 26 de marzol de 2012 en el Centro Mariano de Figueria, Minas Gerais, Brasil. al vidente Fray Elías del Sagrado Corazón

 

Un grupo aproximado de dos mil personas, se congregó a las 18.30 h en la Colina de las Apariciones para comenzar la sintonía de preparación para la llegada de la Madre Divina.

Un poco después de las 19.40 h, se hace presente de forma muy intensa la energía y presencia de la Madre Celestial.

Mientras todos entonan el cántico “Misericordia María”, Ella pide que Fray Elías, Madre Shimani y los otros hermanos que acompañan la aparición, se acerquen del campanario; pues ese será el lugar donde Ella descendería.

Durante el cántico “María de Nazareth” el grupo se traslada al campanario y se pide que todos los hermanos que están más lejos del lugar que también se aproximen.

Luego se escuchan las 33 campanadas que anuncian Su aparición.

 

Fray Elías: A pedido de Nuestra Madre Divina, vamos a hacer la última estrofa de la oración “Cristo de la Luz”. Vamos a escuchar una vez y luego nos unimos todos al propósito de la Madre.

 

En el Nombre del Cristo de la Luz
me confieso ante Él,
para que perdone mis acciones,
mis pensamientos y mis deudas ante Dios.

Amén.

 

Todos oran por algunas veces la oración.

 

Fray Elías: La Madre Divina dice:

 

Con alegría, queridos hijos, cierro este fin de mes con el triunfo de Mi Inmaculado Corazón.

Hoy les traigo en Mis brazos al pequeño niño, para que lo amen, lo contemplen y lo imiten. Así podrán llegar al Reino del Padre y todo propósito, el cual viene de Dios, será cierto para sus vidas y sus corazones se transformarán respondiendo a Mi llamado diariamente.

Queridos hijos: hoy está alegre Mi Corazón, y les revelo que una parte de Mi Plan Universal se está cumpliendo a través del llamado de todos Mis Hijos que siguen Mi Voz a lo largo de este último siglo.

¡Celebren, celebren, queridos hijos! El Señor está en Su Gloria.

Hoy les traigo el rayo Mi Misericordia, el mismo que brotó desde Mi Hijo, que los salvará y aliviará sus corazones.

Amados hijos: hoy celebro junto con ustedes y en la presencia de Mi pequeño niño. Yo los amo y los reverencio desde lo profundo de Mi Corazón.

Queridos hijos, acepten en esta última hora vivir de la Misericordia de Cristo, porque Él los encaminará hacia el Padre, hacia el Corazón del Padre, hacia la Luz Celestial.

Hoy sonrían, queridos hijos, porque Mi Corazón también sonríe y les irradia la paz para el mundo, más para aquellos que necesitan de la luz, que no escuchan a Dios y que están a oscuras, porque aún no han encontrado el camino. Por eso recuerden, queridos hijos, una misión que dejo en este fin de mes a cada uno de ustedes: ¡Oren!, oren con el corazón, mediten en las palabras que repiten, porque así contemplarán junto Conmigo en la devoción a Mi Inmaculado Corazón, a la Luz Celestial que les estoy trayendo a cada uno de ustedes y para la humanidad que está enferma, que debe curarse a través de la oración como un ejercicio único para sus vidas.

Eso, queridos hijos, los mantendrá cerca de Mi Padre y así, Yo podré estar al lado de ustedes, no solo como una Guardiana de la Paz, sino como Protectora de las almas en la Justicia que el mundo vivirá sobre esta última hora de cambios y pruebas.

Hoy también, queridos hijos, en esta noche de adoración al Santísimo Corazón de Mi Hijo, llevo en Mis manos la contemplación a través de las cuentas que perpetuamente el Padre me pide que ore por todos los corazones del mundo que se deben redimir y re-encender en la luz y en la paz.

Acepten, queridos hijos, el rayo de Mi Paz, para que él pueda brotar en sus corazones y pueda llegar a sus hermanos, a todos aquellos hijos que necesitan de la paz. Ustedes, queridos hijos, ya han presenciado Mi Paz, por eso esto los preparará para lo que vendrá en la tranquilidad del corazón.

 

Fray Elías: Ahora la Madre Divina está haciendo un pedido para cada uno de nosotros. Ella necesita de nuestro consentimiento, de nuestra respuesta.

Pide que transmita la pregunta que hizo en este momento a cada uno de ustedes. Ella pide, por amor y por honor a la redención del planeta y sobretodo de la humanidad, la construcción de una plaza abierta de oración que estará en este mismo lugar. Pero pidió algo más para que esa redención se pueda dar y que Su plan se pueda manifestar. Nos pregunta: “Si por amor ustedes permiten que aquí se coloque una imagen, una estatua de la Divina Concepción de la Trinidad, una escultura en blanco que sea el epicentro, junto al campanario, de esta plaza abierta de oración.”

 

Todo el publico responde “Sí”.

 

Fray Elías: La Madre Divina dice:

 

Sepan, queridos hijos, que muchos irán a los Cielos y otros irán al purgatorio, pero ahora lo más importante es trabajar por el mundo, por la redención. Sepan, queridos hijos, que en esa unión profunda Conmigo, Yo los esperaré abierta y resplandeciente a través del amor de Mi Inmaculado Corazón. Por eso les agradezco profundamente la confianza en el Padre y sobre todo en Su Sierva.

La Imagen de la Divina Concepción será una fuente de Gracias, no solo para este lugar, sino también para esta parte del mundo. Ustedes, queridos hijos, estarán imitando Mi Corazón, por eso la fuerza de sus oraciones se depositará en ella, para que la fuente se abra a través de Mi Presencia en los Cielos y Mis rayos trazarán la Tierra para que puedan sentir Mi Corazón.

Esta plaza de oración los ayudará en los niveles internos a abrir sus corazones y conocer más aún Mi Faz Misericordiosa, Mi Faz de la Paz y Mi Faz Redentora como sierva de Cristo.

Hay algo más que Yo les pido, queridos hijos, que cada vez que vengan a Mi Hogar a orar, escuchen el campanario; si en esa hora él está sonando, es porque allí Mi Corazón dará la señal de Mi presencia sobre ustedes y en cada uno de ustedes.

Hoy les traigo también al pequeño niño, no solo para que lo puedan contemplar, sino para que también lo puedan reconocer como el camino de la conversión, porque si se convierten como niños, podrán llegar más cerca de Mí. Es tan simple, hijos Míos, lo que les pide el Señor y a la vez esa es la Gracia que permitirá convertir al mundo, al mayor número de almas que debe unirse a Mi devoción, para que Mi Hijo los recoja, los pueda abrazar y conducir hacia el Padre.

Ese es el propósito de Mi Corazón, el cual viene desde hace siglos anunciando ese llamado, porque es la transformación del corazón que les dará el sustento para seguir el camino hacia el Paraíso.

Oren, queridos hijos, por sus hermanos de las otras creencias, porque les digo que llegará el momento de unificar el sentimiento en un solo Dios, el cual existe desde hace tiempo, antes de que ustedes existieran. Por eso reverencien al Creador, ámenlo profundamente para que Él pueda estar cerca de ustedes, no solo a través de Mi Corazón sino también a través de Mi Hijo.

Él los aguarda perpetuamente para que confiesen, desde sus corazones, todo lo que la luz debe borrar y convertir por amor a Dios, para el cumplimiento de Su Gracia, de Su Misión y de Su Voluntad aquí en la Tierra; por eso las almas están tan distantes, queridos hijos, porque no ven a Dios en sus corazones.

Por eso, a través de Mi presencia mes a mes, Yo los invito a renovarse a través de la confesión de cada uno de ustedes con el Corazón de Mi Hijo, porque así lo estarán haciendo delante de Dios y así ayudarán, queridos hijos, a todos aquellos que niegan el mal que hacen.

Hijos Míos, los llamo a la oración para este fin de mes, preparando Mi llegada para el próximo mes con alegría y reverencia. Quiero ver resplandecer sus corazones para que Mis llamas de la Gracia puedan derramarse sobre ustedes y estas se extiendan como luz para todos sus seres queridos y el mundo entero.

Hoy dejo sobre ustedes Mi Corazón protector, para que lo guarden profundamente en cada una de sus vidas y así lo lleven como un emblema de Paz, como un recordatorio de estar unidos a Mí, día a día.

También hoy les dejo, queridos hijos, los siete atributos de Mi Inmaculado Corazón, que deberán ser la premisa para este tiempo, lo que los ayudará a elevar sus consciencias hacia Dios.

Una señal para poder vivirlos es la oración, la oración de cada uno de ustedes y entre ustedes, porque así esos atributos fortalecerán sus corazones para todo lo que llegará como bueno, como buena nueva para sus vidas.

Los atributos que anuncio hoy son:

 

1. Conversión
2. Renovación
3. Amor
4. Perdón
5. Fe
6. Pureza
6. Compasión

 

Gracias, queridos hijos, por responder a Mi llamado.

En la Protección infinita de Mi Inmaculado Corazón, en el Nombre del Padre, del Hijo y del Espíritu Santo. Amén.

 

Fray Elías: Vamos a cantar “Misericordia, Oh María” para despedir a la Madre y a pedido de la Madre vamos a escuchar mientras cantamos siete campanadas, estableciendo esos siete atributos en nuestros corazones.

 

Todos entonan el cántico algunas veces.

 

Madre Shimani: Gracias Madre por cuanto nos das.

 

Todos repiten.

 

- Fin de la Aparición -

 

Madre Shimani: Y como hacemos siempre, Fray Elías narrará los acontecimientos que sucedieron durante la aparición.

 

Fray Elías: Estaba pensando ahora en lo que debemos llevar adelante en este mes próximo de trabajo; es una verdadera alegría en el corazón. Ella estaba hoy casi palpable, casi palpable.

En un momento de la aparición, cuando aún estábamos del otro lado del jardín, antes de venir al campanario, apareció un grupo de ángeles y uno de ellos sostenía una balanza de dos platos. En uno de esos platos estaba el planeta y ese planeta pesaba mucho. Había otros ángeles que a medida que nosotros orábamos iban recogiendo cada frase, cada palabra que repetíamos y las iban colocando sobre el otro plato que estaba vacío. Con el esfuerzo y la obediencia de esos ángeles, esa balanza comenzaba a equilibrarse lentamente. Cuando Nuestra Madre Divina apareció, vino acompañada de algunos apóstoles que recorrían el camino que Ella hacía desde Cielo hacia la Tierra. Caminaban lentamente hasta que en un momento desaparecieron.

Durante las 33 campanadas, la Señora se elevó y comenzó a trabajar con el Planeta. Comenzó a abrir varios espacios de Grandes Cielos, que en total eran tres y comenzaba a hacer descender la energía de la Gracia sobre algunos continentes. En especial hoy Ella declaró que había demorado un poco más porque estaba trabajando en Medio Oriente, en especial sobre Afganistán.

Después la Señora comenzó a dirigir Sus palabras; en ese momento fue que apareció con el niño en brazos. Dejó a ese niño en el suelo y Él comenzó a caminar y la Señora dijo:

“Ese es el verdadero niño Jesús, al cual deben imitar para poder llegar a Mi Reino”.

Entonces, el niño Jesús comenzó a hacer una tarea de limpieza, de purificación, porque era un niño muy inteligente. Manejaba con Sus manos el fuego y lo proyectaba en forma de rayos. Él sonreía todo el tiempo como si fuera algo gracioso lo que estaba haciendo, pero lo hacía con mucha reverencia y mucho respeto. Ese niño estaba obedeciendo al pedido de Su Madre.

Después ese niño se elevo de nuevo hacia Su Madre, a los brazos de Nuestra Señora. En ese momento Ella mostró en Su mano derecha las cuentas.

Durante todo el tiempo Ella irradiaba Su luz y fue atrayendo con Su presencia otras presencias celestiales.

Al final de la Aparición, se elevó a hacia lo Alto y hacia Su derecha e izquierda aparecieron dos apóstoles: Santiago y Pablo. Ellos nos saludaron mientras Nuestra Señora mantenía al niño en brazos. En ese momento el niño mostró que sostenía con una de Sus manos un escapulario, el mismo que fue presentado ayer por la Señora. Él nos saludaba moviendo el escapulario.

Al final aparecieron cuatro palabras escritas en torno a la Señora, que formaban como una puerta cuadrada. La primera palabra que aparecía por arriba decía Pureza; a Su izquierda de arriba hacia abajo, la palabra Donación, bajo Sus pies la palabra Fe y a Su derecha la palabra Esperanza.

Gracias a todos.

 

Madre Shimani: Todos los que quieran participar el día 12 y 13 de Abril en Casa Redención están convidados y el 24 de Abril tenemos un compromiso con Nuestra Señora aquí, en el Núcleo Corazón Sagrado, el 25 en el Morro del Cristo Redentor y el 26 en la Colina de las Apariciones.

Buena tarea para todos en la oración, en la conversión, en el encendido del corazón y tengamos la esperanza de que en poco tiempo vamos a comprender muchas cosas.

Una cosa más que les quería decir, es que dada la inquietud de las personas por el proceso de Agosto en Aurora, Nuestra Madre nos transmitió hoy a la mañana que el día 8 de Agosto Ella estará presente como aparición anual en Casa Redención y también va a aparecer como aparición mensual el 12 y 13 de Agosto.

Eso significa que en Casa Redención nos vamos a reunir a trabajar desde el 7 de Agosto hasta el 13 de Agosto, durante una semana. Todos pueden participar la semana entera o el tiempo que puedan. O sea que aquellos que necesitan guardar espacio, comprar pasajes, sepan que comenzamos a trabajar el día 7 y terminaremos el día 13. Más adelante les informaremos los detalles de ese movimiento, las cosas prácticas para que estén bien informados de como vamos a trabajar.

Gracias a todos.

Buenas noches.

 

***

Mar

25

Domingo, 25 de marzo de 2012

Aparición Extraordinaria
Aparición de la Virgen María el 25 de marzo de 2012 en Carmo da Cachoeira, Minas Gerais, Brasil. al vidente Fray Elías del Sagrado Corazón

 

A los pies de la Colina del Cristo Redentor, se congrego un grupo numeroso de más o menos dos mil quinientas personas. Comenzó la procesión con velas a las 18.00 h con oraciones y cantos.

Al llegar a los pies de Cristo, todos se sentaron y comenzó la oración para esperar a la Madre Divina.

Alrededor de las 19.40 h se hace silencio, se tocan las campanas por tres veces y se escucha: “Momento de aparición; contemplemos con el corazón.”

De pie, Fray Elías contempla hacia donde ha aparecido la Madre y en determinado momento comienza a transmitir las palabras que Ella dirige a todos.

 

Fray Elías: La Madre Divina dice:

 

Calmen sus corazones cuando Yo estoy presente, Yo les traigo el Reino de Mi Padre, el camino hacia Mi Hijo.

Hoy, queridos hijos, les traigo una Gracia especial, la Gracia para este tiempo, la llamada Gracia de la Redención.

Yo los invito a estar Conmigo diariamente; no debe pasar un día sin que estén en Mí.

Queridos hijos: el mundo no está bien, todos sus corazones ya lo sienten. Por eso únanse en oración, clamen a través de sus voces a los Cielos para que Mi Padre los pueda escuchar. Estoy aquí, queridos hijos, persistiendo con la presencia de Mi Corazón, Mis manos y Mis brazos están abiertos para que todos puedan llegar a Mí.

Queridos hijos: es posible dejar de vivir en la mortificación y en el martirio del corazón, pero para eso beban de la Gracia que les estoy trayendo; esta es la última fuente que el Padre me esta haciendo derramar. Por eso escuchen, ¡escuchen Mi Voz!, queridos hijos, respondan al llamado de Dios.

Para que eso acontezca, queridos Míos, tienen también que estar en los brazos de Mi Hijo, y también en los brazos de Mi Padre. Yo los invito a que caminen junto Conmigo, Yo los alzaré fuerte hasta el Trono de Dios para que puedan no solo estar en Mi Padre, sino también en Mi Hijo, que los aguarda día a día en oración y en silencio.

Queridos hijos, ya es hora que dediquen un tiempo a Mi Hijo. Él los necesita enteros, en confianza y fidelidad, para que puedan seguir el camino que Él está construyendo hace siglos a través de la presencia de Su Sagrado Corazón. Su Corazón es el Corazón de Dios, una parte fiel y verdadera del Reino del Padre. Por eso, queridos hijos, no dejen ni un día de mirar a los Cielos.

Transmitan Mis palabras a sus hermanos a través de sus oraciones y de un verdadero ejemplo de vida, de consagración y fe.

Queridos hijos: yo estoy aquí para traerles Mi Corazón, pero hay muchos de Mis Hijos que aún no me aceptan, porque colocan sus corazones en otros lugares. Mi Luz y Mi Paz, ¿qué más podrá hacer?

Confío en que ustedes me ayudarán a consagrar todos los corazones a Mi Inmaculado Corazón, al Reino de la redención de Mi Padre.

La redención será la llave, queridos hijos, por eso despojen de sus vidas todo conflicto, todo dolor, toda mentira y todo lo que no sea fiel a nuestro Padre. Yo los escucho, queridos hijos, Yo los observo, Yo los veo, los acompaño de cerca a lo largo de todos estos meses que ya han pasado.

Sepan, queridos hijos, que Dios me llama, pero Mi Corazón permanecerá sobre la Tierra para guiarlos a todos, más aún en la hora de la tentación y de las pruebas que cada nación vivirá delante de la Justicia de Dios.

Hay tiempo, queridos hijos. ¡Corran, corran!, Mis pequeños, colóquense debajo de Mi manto de la Paz. Sepan que el hilo que los unirá Conmigo es la oración, la verdadera oración del corazón. Yo los escucho en algunos momentos, en otros momentos los veo lejos de Mí, por eso cada momento de oración es importante. Sepan queridos hijos, que no solo ustedes se estarán convirtiendo, sino también sus hermanos que están del otro lado del mundo.

Yo estoy aquí queridos hijos y Mi fe persiste sobre sus corazones, así como Mi llamado. Envío Mi eco hacia el mundo para que todos puedan escucharme y contemplarme como una Madre verdadera que guía sus caminos directo hacia Mi Hijo, camino fiel a la redención, el que Yo los invito a recorrer a partir de hoy en sinceridad junto a Mí.

Sí, queridos hijos, Mi Hijo les responderá cuando retorne. Por eso, amados míos, reúnan sus corazones, reúnan a sus seres queridos, a sus familias, a sus allegados, para que todos puedan orar junto Conmigo delante de la prueba que vivirá el mundo. Si todos oran con verdadero corazón, no solo estarán en Mi Paz, sino que podré interceder como lo hago desde hace mucho tiempo, para que las almas no se pierdan.

¿Qué más quieren ustedes de la vida?

Solo tienen que estar en Dios, queridos hijos, unirse, unirse a Él, llamarlo a Él, para que puedan verlo de cerca.

Recuerden, queridos hijos, que allí ustedes deberán retornar, al Reino de los Cielos, donde podrán vivir en la absoluta paz. Pero Yo solo se, Mis queridos, que todo lo comprenderán cuando todo haya pasado y el mundo se pueda redimir.

A aquellos corazones que aún se resisten, Yo les pido, queridos hijos, que quiebren sus corazones con la oración, para que Mi Luz pueda entrar, Yo los pueda compenetrar con Mi Corazón de Madre y puedan volver a vivir en Dios.

Hoy traigo en Mis manos el escapulario, un símbolo de protección, un símbolo para su conversión. Sepan, queridos hijos, que cada señal que Yo les entrego viene en auxilio para sus corazones, para la humanidad, para el mundo.

Cada símbolo que Yo entrego es una alianza con los Cielos y eso no pertenece a los hombres.

Queridos hijos, acepten toda señal con la gratitud del corazón. De esta manera podrán elevar sus corazones, y sus pequeñas almas les harán comprender los misterios de Dios, que se revelan en este tiempo a todos aquellos que los quieran ver, no con la mente sino con el verdadero corazón, esencia pura que deben descubrir para esta hora de purificación.

Lleven cada señal con gratitud, como una alianza entre el Cielo y la Tierra, entre Mi Corazón y sus corazones. Hoy les traigo este escapulario nuevamente para que recuerden que las Gracias que Yo derramo no son solo para sus corazones, sino para el de todos sus hermanos que aún no han despertado como almas devotas de Dios, de Mi Corazón y del Corazón de Mi Hijo.

Cada señal tiene algo para ser descubierto; si ustedes lo llevan con gratitud y amor y oran junto Conmigo, lo comprenderán. Sus corazones les harán sentir lo que Yo les entrego con tanto amor desde la devoción de Mi Inmaculado Corazón.

Las almas necesitan instrumentos de los cuales puedan aferrarse; por eso Yo les traigo este símbolo, para que lo puedan llevar con amor y con valentía, aceptando la redención del corazón y la abertura de sus almas hacia el Reino de Mi Padre, donde Yo los quiero llevar.

Recuerden, queridos hijos, que todos aquellos que no han aceptado Mi llamado, también necesitan de oración. Por eso oren, oren, oren con el corazón para que la Gracia también pueda descender sobre todos Mis hijos, aquellos que están lejos de Dios y que necesitan de Mi Luz, de Mi maternidad, de Mi Paz, de Mi Amor, de la Luz de Mi Corazón. Yo quiero alumbrar los caminos de todos aquellos que están a oscuras, y para eso sus oraciones son de gran ayuda para poder interceder delante de Mi Padre.

Si ustedes escuchan o saben que alguien está enfermo o alguien está preso o alguien cometió un gran error, no lo ofendan queridos hijos. Una forma de testimoniar que Mi presencia está sobre todos ustedes, será que oren pidiendo por esa alma, por su conversión para que una pequeña célula de su ser se aproxime a Dios y Dios se aproxime de él.

Hoy estoy acompañada de José (San José); recuerden queridos hijos que él fue Mi fiel compañero, que peregrinó Conmigo hacia Belén, preparando el nacimiento de Mi Hijo, que hoy es el Redentor del mundo.

Sigan a Mi Hijo. Si viven en Él, podrán ver con verdad todo lo que Él quiere para cada uno de ustedes.

No solo deben ser hijos puros, sino compañeros del Redentor que encenderá la llama en todos los corazones. Para eso confíen en Él y sigan el camino que Mi Corazón les marca hacia Su Presencia..

Hay algo que Yo prometo para aquellos que se abran que es irradiarles Mi Paz y Mi Amor como un paso para la conversión, para la apertura del corazón, para la liberación de las culpas y de todo dolor que ata a Mis Hijos a este Mundo. Por eso, en esta hora, Yo emanaré Mi Amor, la Luz de Mi Corazón, para que las puedan sentir y recibir, y así sus pequeños corazones se consagren día a día a la fuerza de Mi Inmaculado Corazón, el cual será el sostén para este tiempo, la única vía donde todos podrán seguir hasta Mi Padre, pero primero hacia Mi Hijo.

Por aquellos que en esta hora están padeciendo en el sufrimiento y en el dolor, oremos.

 

Todos oran la siguiente oración algunas veces:

 

Inmaculado Corazón de María,
camino de protección y guía,

gracias por cuanto nos das.

 

Luego se escucha el cántico “María de Nazareth”.

 

Fray Elías: La Madre Divina dice:

 

Sean pacientes, sean amorosos, sean pacíficos, para que en verdad puedan estar en Mi Hijo y Su Santo Corazón pueda estar en ustedes.

Queridos hijos: en esta hora de Gracia, Yo solo les pido que oren Conmigo y no pierdan la esperanza, porque Yo allí estaré cuando me abran la puerta, y así el Señor podrá entrar, a través de Mí, en cada una de sus vidas. Queridos hijos, acepten esta Gracia con reverencia y gratitud, para que sus corazones puedan sentir Mi llamado como algo primordial para esta hora de cambios.

La paz sea para todos en esta hora de transición. Acepten la llama de Mi Fe, levántenla hacia lo Alto y caminen con valentía, uniendo sus manos con Mis manos para llegar al Reino, y así puedan llevar a todos sus seres queridos hacia el Reino del Padre.

Alegren sus corazones y vivan en Mi Paz, porque Mi paz es desconocida para aquellos que aún no la han aceptado. Acepten esta alianza con Mi Inmaculado Corazón y Yo les podré decir, queridos hijos, que sus pequeñas almas serán como las rosas que rodearán Mi Corazón.

Gracias por responder a Mi Llamado.

Por la protección del Espíritu Santo, en el Nombre del Padre, del Hijo y del Espíritu Santo. Amén.

 

- Fin de la Aparición -

 

Para finalizar se escucha el cántico “María, Virgen Madre”.

 

Madre Shimani: Ahora Fray Elías va a hacer un relato de lo que él ha podido ver y percibir durante la aparición.

 

Fray Elías: primero vamos a orar.

 

Todo el grupo ora algunas veces el “Ave María”.

 

Fray Elías: Antes de la aparición, fuimos colmados por una Gracias especial.

Casi al final de la oración, se abrió un cielo y se manifestaron coros de ángeles. Ellos llevaban escudos que sostenían en sus manos. Esos escudos tenían gravados la letra M y por encima una cruz cristiana. Luego apareció un ángel especial que era rubio y alto, tenía una túnica blanca y parecía ser un ángel regente, un ángel mayor. Cuando apareció, todos los demás ángeles miraron a ese ángel, reverenciándolo en profundo silencio.

Ese ángel mostró un corazón y delante de ese corazón había dos llaves cruzadas. Parecía que ese corazón estaba dolorido, no era el corazón de ese ángel; él decía que era el corazón de Cristo. Lo llevaba con mucha delicadeza y lo ofrecía a la humanidad.

En un momento el ángel se detuvo y colocó su mirada sobre la Tierra y dijo lo siguiente:

“Amen y reverencien el Corazón de Cristo, que es constantemente flagelado por las incomprensiones de todos los hombres.”

Esa frase la repitió por tres veces, hasta que el Corazón se encendió en luz, creció y fue derramado sobre nosotros. Allí ese ángel se anunció como Gabriel y se recogió hacia los Cielos.

En un momento, antes de la aparición, se manifestaron otros ángeles que dirigían sus miradas hacia el suelo, como si miraran sus pies. Ellos nos transmitían que la humanidad debería ser más humilde, cada uno de nosotros, y así, en humildad, colocarse delante de Dios, para que Él nos pueda ayudar, sobre todo en los cambios que vendrán. Esa era una de las señales que los ángeles nos daban.

Los ángeles en algunos momentos cortaban amarras con las espadas que llevaban en sus manos. Esas amarras subían hacia los Cielos, eran como cuerdas bien gruesas y pesadas. Al cortarlas entraba más luz a la Tierra.

Luego apareció Nuestra Señora, resplandeciente de alegría. Traía en Su mano derecha el escapulario, que lo sostenía con mucha delicadeza. Ella lo ofertaba a cada momento que nos hablaba.

En un momento Ella abrió sus brazos y enseguida se dibujaron a Su derecha y a Su izquierda dos grandes rosas. En ese momento el coro de ángeles que la alababa y la glorificaba, como una Gracia especial lanzó muchos pétalos de rosas hacia nosotros. Cuando esos pétalos llegaban a nosotros, y tocaban nuestras cabezas, sobre algunas se convertían en una llamas, las cuales eran muy sagradas.

Hoy la Señora vino con un manto blanco, con una túnica celeste, un cinturón que marcaba bien Su cintura y también tenía las cuentas en Su mano. Su rostro estaba muy vivo y nítido, tenía una sonrisa leve, fresca, suave, que permitía destacar la claridad de Sus ojos y una mirada de paz transparente.

Traía con Su presencia un Cielo que se proyectaba sobre la Tierra.

Como Ella dijo vino acompañada de José, que traía una presencia más paternal. Él acompañó en silencio toda la aparición y su presencia, su mano paternal, iba siendo colocada suavemente sobre alguno de los presentes, como si fuera una bendición.

En un momento del cántico “María de Nazareth”, la Madre Divina fue caminando por encima de nosotros y fue irradiando Su energía de paz y de Amor como prometió.

Antes de despedirse, Ella colocó una intención, un pedido más. Su pedido fue que mañana a las 10.00 todos nos convocáramos aquí en el Cristo Redentor para orar junto con Ella. Llamó a esa oración como la Gracia de la Liberación, para todos aquellos hijos que no siguen el camino o que no aceptan el camino de la Madre Celestial.

Por eso mañana esa oración será de importancia para el planeta, porque así fue que Ella dijo. De tarde también tendremos la aparición en la Colina de las Apariciones en Figueira. Por eso decía que mañana dará esa Gracia especial para todos.

Gracias

 

Madre Shimani: Vamos a hacer tres precisiones. Por si alguien queda un poco confundido. Cuando se refirió a la compañía de José, es de San José quien fue esposo de María, ningún otro José. Por las dudas.

El segundo ajuste, es que en Aurora durante las apariciones de Aurora en Agosto del 2011, la Madre Divina nos pidió que realizáramos o produjéramos un escapulario que tiene la imagen del Cristo Misericordioso para poner por delante y la imagen de la Divina Concepción de la Trinidad para colocar en la parte de atrás.

Dijo que esa “señal” como la nombró hoy, sería de protección para todas las almas y que también esa protección iba a permanecer en los cuerpos sutiles cuando las personas tuvieran que transcender de un plano para otro y a través de esa señal que esas consciencias iban a llevar, Ella iba a poder esperarlos del otro lado para que nada malo pudiera pasar durante el trayecto.

Ese escapulario va a estar disponible para todos en poco tiempo, de la misma forma que estuvieron los orandios, para todos aquellos que sientan poder llevar esa señal colgada a su cuello como protección, lo puedan hacer.

El tercer ajuste, es que mañana Ella va a venir aquí para orar con nosotros a las 10.00, por lo tanto necesitamos estar una hora más temprano para prepararnos en oración junto con Ella. Eso significa que más o menos a las 9.00 de la mañana todos tendríamos que estar aquí para comenzar esa oración.

Muchas gracias a todos. La paz esté con ustedes.

 

***

Mar

21

Miércoles, 21 de marzo de 2012

Aparición Extraordinaria
Aparición de la Virgen María el 21 de marzo de 2012 en el Centro Mariano de Figueira, Minas Gerais, Brasil. al vidente Fray Elías del Sagrado Corazón

 

Respondiendo al llamado de la Madre Divina, hecho el día 16 de Marzo en una aparición extraordinaria, se congregó un grupo numeroso de alrededor de 900 personas, en una de las áreas de la Comunidad Figueira llamada Núcleo Sohin. Este día se daba inicio del Encuentro General de Colaboradores, que se realiza semestralmente en la Comunidad.

Se comenzó el trabajo de oración a las 16.30 h. y se prolongó hasta la llegada de la Madre Divina.

Cerca de las 17.30 h. se hace silencio y escuchamos siete campanadas, luego “Momento de aparición, contemplemos con el corazón”.

Luego de unos minutos de silencio, Fray Elías comienza a transmitir las palabras de la Madre Divina.

 

Fray Elías: La Madre Divina dice:

 

Por el Poder del Reino del Padre, en el Nombre del Padre, del Hijo y del Espíritu Santo. Amén.

Querido hijos: con alegría les traigo una parte del Cielo hacia la Tierra.

Gracias una vez más por responder a Mi llamado.

Hoy vengo aquí para prepararlos para lo que vendrá. Como la Señora de las Gracias, derramo Mi don sobre los hombres.

Gracias por compartir Conmigo diariamente las oraciones. El Señor les está correspondiendo a cada uno de sus corazones y así el Plan de Amor y de Paz se cumplirá en cada corazón.

Queridos hijos: con alegría los invito a estar permanentemente en Mi. Saben que Yo soy el camino que lleva a Mi Hijo: por eso les pido, queridos hijos, que profundicen en Mis palabras de Paz, pues en ellas están las llaves de la conversión, un camino para la redención. Así, queridos hijos, no solo me estarán ayudando a Mí, sino que estarán ayudando a Mi Padre, para que muchas almas reviertan el sendero que han tomado sus corazones.

Cuando Yo los llamo al silencio, los llamo a la contemplación; y para eso permanentemente deben vivir en Mí. Para comprender este misterio deben vivir en el silencio interior, silencio que no existe en los corazones y que solo lo alcanzarán, queridos hijos, a través de la oración Conmigo.

Muchas vertientes de Gracias estoy derramando en esta última hora. El Señor me está concediendo una Gracia especial para ustedes: que Mi Corazón esté entre ustedes para que Yo los pueda guiar, los pueda amar cada día más, para que caminen en Mi Luz y así los pueda socorrer, no solo en la hora de la tentación, sino también en la hora de las pruebas.

Fortalezcan sus corazones con Mi presencia, Yo estoy aquí para que vivan en Mí. Así, queridos hijos, les aseguro y les prometo que estarán en Mi Hijo.

Muchas almas están siendo ayudadas en este tiempo, y ustedes forman parte de ese grupo, de esa humanidad que debe convertir su corazón antes de que todo llegue a este mundo.

Queridos hijos: les envío a Mis ángeles, para que los puedan guiar por el camino de la perfección, por el camino de la Paz, por el camino del Amor, pasaje que siempre deben encontrar en sus vidas mediante de los ejemplos de donación y de caridad.

Es tan simple, queridos hijos, estar en el Señor, que Yo estoy aquí para que lo puedan sentir, lo puedan vivir de verdad. Él no está lejos de ustedes, está cerca de ustedes. Saben que el tiempo corre aceleradamente, por eso Yo estoy aquí, no solo para mostrarles la salida, sino para que permanezcan en Dios. Ese es el Templo, ese es el lugar que Mi Corazón les destina después de esta vida, pero para eso, queridos hijos, deben vivir perpetuamente la oración.

Cada día de oración debe ser un acto de renovación delante del Reino, delante de Mi Hijo, delante de Mí. El Señor está perdonando muchas situaciones que ustedes desconocen, que son situaciones del corazón, que a través de la oración, queridos hijos, se manifestarán para que las puedan perdonar y curar.

Hoy coloco Mi manto de Paz en todos ustedes y en todos Mis hijos que están perdidos. Hoy ustedes están en Mí, pero Mis hijos, Mis demás hijos, ¿dónde estarán?

A ustedes los necesito en la oración para que me ayuden a rescatarlos en esta hora de transición, donde el mundo se mostrará tal cual es y todos lo podrán ver con sus ojos. Queridos hijos, la fortaleza es la oración y el acto de caridad que cada uno de ustedes pueda vivir con verdad, porque allí estará el Corazón de Mi Hijo y estará también Mi Luz.

¿Es que aún no ven Mis ojos sobre sus vidas?

Yo estoy aquí para traerles Mi Alegría, Mi Redención y Mi Paz. Ese es el único camino que ustedes deben recorrer para llegar a este Reino en el que muchos necesitan estar, aún cuando viven en la Tierra. Dios los quiere a todos y los necesita fuertes para que escuchen Su Voz y Su llamado. Mi silencio transmite una sola oración: estar en Dios.

Cuando todo suceda, ya deberán estar dentro de Mi Corazón, y así Mi Silencio los protegerá, porque él les traerá claridad y paz. En esta hora el mundo está perturbado por su propia confusión y son muy pocos hijos los que viven a Dios. Por eso Yo los invito a orar por todos ellos, para que Mi Corazón derrame más Luz y calme su dolor por lo que las almas no ven en su camino.

Mis palabras se repiten para que ellas hagan eco en sus corazones, pero hay algo que aún no está resonando en sus vidas.

¿Han escuchado Mi Voz?

¿Sienten Mi Presencia?

Yo Soy la Madre de todos, para los que me quieren y para los que no me quieren. Dios me concedió esta Gracia a través de Mi Hijo: que a lo largo de los tiempos Yo esté aquí, en este mundo, conduciéndolos, elevándolos, curándolos y amándolos profundamente, para saciar sus corazones de todo aquello que han perdido en el camino por la falta de Mi Hijo, o tal vez, por falta de decir sí.

Ahora los invito a renovarse, para que cumplan la promesa que hicieron con Mi Hijo. En ella encontrarán la Paz, la respuesta que tanto buscan a lo que cada uno debe hacer en esta hora y en este tiempo en que el Cielo los llama para ayudar al mundo, y ayudar especialmente a aquellos que viven en su ignorancia y que no buscan a Dios.

Queridos hijos, ustedes saben que Dios está en sus corazones, pero muchos de ustedes le han cerrado la puerta. Por eso Yo vengo aquí, a abrir sus corazones y el de todos Mis hijos una vez más, en una profunda reconciliación con el Señor del Universo, aquel que les trae la Fuente, que les quita la sed, que les trae la Paz y la Conversión.

Busquen diariamente lo que aún no han encontrado, saben que Mis pasos marcan un nuevo camino.

¿Han entrado a Mi Camino?

¿Están siguiendo Mis pasos?

¿Ustedes saben hacia dónde los llevo?

Solo a un Reino, donde existe la Paz que aún no pertenece a este mundo.

La Gracia especial que Dios me ha dado es traer una parte de ese Reino, mes a mes, día a día, con paciencia y con pasión, para los que aún no escuchan.

Y aquellos que tienen sus oídos abiertos a un llamado que viene de más allá de sus vidas, Yo les agradezco con el corazón por confiar en Mí, por confiar en Dios. Ese es el camino para todas las almas en este tiempo y dentro de este mundo.

Busquen a Mi Hijo como una alianza perfecta, para que Él los pueda fortalecer en todo aquello que sus corazones deben transformar en el día a día. Hagan renacer desde sus corazones, la pureza que Mi Hijo colocó como una semilla de paz, que debe brotar en esta hora.

Hay algo más que les quiero decir, hijos Míos: Yo estoy aquí en este tiempo y en esta hora irradiando Mi Luz desde las alturas. Esta es una Gracia especial que el Reino está concediendo y que está más allá de sus corazones, más allá de sus vidas, en lo profundo de sus almas, lugar que siempre deben buscar, porque allí está Dios, está la Creación, está Mi Hijo.

 

Fray Elías: Para curar al mundo, dice la Madre Divina, oremos.

 

El grupo ora el Padre Nuestro en portugués.

 

Fray Elías: La Madre Divina dice:

 

Como he hecho en Aurora, irradiaré Mi Paz; capten Mi señal celestial en este momento.

El Señor me ha concedido liberarlos de una falta. Si aceptan Mi llamado y reciben Mi Paz, Yo les corresponderé en este momento. Abran sus corazones para los Cielos.

Se entona el cántico “María de Nazaret”.

Mi Corazón bendice a los niños.

Recuerden, queridos hijos, que ustedes deben ser como ellos, no solo para que puedan vivir en la pureza, sino para que puedan encontrar el Reino de Mi Hijo que está cerca de cada una de sus vidas.

Por eso hoy consagro este lugar como “Núcleo del Sagrado Corazón”, o como ustedes bien lo llaman, “Núcleo Corazón Sagrado”. Este será el punto de encuentro para las familias en el mundo y para todos aquellos seres y almas que necesitan de Mi Paz, pues Mi Luz está aquí.

Gracias por responder a Mi llamado.

Oremos, oremos por la Paz en la vida de cada uno de Mis hijos, pues todos ellos necesitan más que ustedes.

Mucho ya han recibido y Yo les agradezco por la respuesta de todos.

Vivan en Mi Corazón para que Mi Reino Celestial esté presente en sus vidas.

Amén, Amén, Amén.

Por el Señor del Universo, en el Nombre del Padre, del Hijo y del Espíritu Santo. Amén.

 

Madre Shimani: Y para cerrar, vamos a cantar “La Mujer que nos guía” a pedido de la Madre Divina.

 

Todos cantan el cántico pedido por la Madre Divina.

- Fin de la Aparición -

 

Fray Elías: Vamos a hacer ahora una síntesis de la aparición, porque durante todo el trabajo de oración y mismo durante la aparición, sucedieron algunas cosas de las que participamos y de las que es importante estar conscientes.

Hoy la Madre Divina apareció como la Señora de las Gracias, llevaba una túnica blanca, un manto azul y un cinturón azul. Cuando ella llegó, estaba con sus manos abiertas irradiando Luz a los presentes. Antes de que Ella llegara, acontecieron algunas cosas.

En un momento de la oración se abrió, como todos ya saben, un cielo, donde se mostró una escena. Se veía que las oraciones que hacíamos eran recogidas por un grupo de ángeles los que las llevaban hasta un punto en el Cielo. En ese lugar, ellos abrieron un espacio que dijeron que era el purgatorio. Y ellos colocaban nuestras oraciones sobre las almas que había en ese lugar, que las esperaban. Así esas almas iban siendo liberadas o elevadas hacia la luz, solo con la oración que nosotros generábamos.

Durante la aparición, en el momento en que la Madre Divina nos absolvió, abrió los Cielos y la luz que venía de atrás de Ella era muy fuerte, muy intensa y en ese momento era como si una parte de nuestros seres internos captara y recibieran esa luz. Se generó un silencio profundo, una cura indescriptible, sobretodo una cura espiritual.

En ese momento aparecieron dos cruces doradas de brazos iguales a cada lado de Ella, que también irradiaban su energía sobre nosotros.

En determinado momento la Madre Divina dijo que recibía con mucha alegría la respuesta que daba este Núcleo, en cuanto a la tarea de la oración. Entonces mostró que aquí había un vórtice en los Cielos, en el cual Ella podía proyectar Su conciencia y Su corazón y desde aquí hacia todo el Planeta.

La Madre se mostraba muy agradecida por la respuesta de todos en cuanto a la oración.

Cuando consagró este lugar con su nuevo nombre, “Núcleo Corazón Sagrado”, reveló que lo llama así porque no solo representa una parte de Su Corazón, sino una parte del Corazón de Cristo.

Nos dijo que la fecha de una próxima aparición aquí, que será el día 24 de abril

Después hizo otro pedido que en poco tiempo van a saber, solo hay que dejar que madure. (El Fray se refiere al pedido de la Madre Divina de colocar, en el Núcleo Corazón Sagrado, una escultura de la Madre de la Divina Concepción de la Trinidad en color blanco)

Vamos a dar gracias a Nuestra Señora por la cura profunda que hoy hizo en especial para todos.

Gracias.

 

Madre Shimani: Muchas gracias a todos. Nos vemos mañana en la apertura del Encuentro General.

 

***

Mar

26

Lunes, 26 de marzo de 2012

Aparición Extraordinaria

 

Respondiendo al pedido de la Madre Divina, iniciamos la procesión a las 8.30 h para comenzar la oración a las 9.00 h.

Nos reunimos cerca de dos mil personas y, al llegar a los pies del Cristo Redentor, comenzamos a orar para colaborar con nuestra Madre Celestial.

Luego de una hora de oración, Su energía se aproximó de forma notoria hasta que en un determinado momento comenzó la aparición.

 

Fray Elías: Vamos a orar una oración que la Madre Divina transmitió, una oración muy simple, mientras nos dirigiremos al lugar donde Ella se encuentra. Permaneceremos en oración mientras nos movilizamos hasta que Ella indique y comience a transmitir Su mensaje.

La oración es la siguiente:

 

Sacratísimo Corazón de Jesús,
yo confío en Ti.

 

Mientras todo el grupo ora, Fray Elías y Madre Shimani, junto a otros hermanos que colaboran en la aparición, se trasladan hacia el lugar que Ella indica, entre el público.

 

Fray Elías: La Madre Divina dice:

 

Mensaje para el día 26 de marzo de 2012.

 

Queridos hijos: Mi Gloria Celestial sea en sus corazones.

Gracias por haber respondido una vez más a Mi llamado. Yo estoy ahora con cada uno de sus corazones. Por eso, para este día queridos hijos, Yo les traigo la presencia de Mi Hijo, una forma simple de poder vivirlo y presenciarlo en sus corazones, en sus vidas y lo más importante, en sus familias.

Fortalézcanse, queridos hijos, no solo a través de la oración sino que penetren el corazón de Mi Hijo para que Él los pueda resguardar y proteger en esta hora de pruebas. Si caminan junto Conmigo, queridos hijos, Yo siempre los llevaré entre Mis manos, los abrazaré fuerte y los elevaré hacia el Reino donde Cristo se encuentra. Antes de que Él retorne sus corazones ya deberán estar preparados, no solo en el perdón, sino también en el amor, en la reconciliación entre ustedes.

Hoy les traigo, queridos hijos, la presencia de la Gloria del Padre, para que puedan convertir sus corazones en una llama pura que sea viva y resplandeciente delante de Mi Corazón. Yo acepto sus ofertas; por eso abran sus corazones, no solo para sentir Mi Corazón, sino más aún para que Mis palabras se profundicen en sus almas y emerja el templo interior, el que siempre deben buscar sobre todo en esta hora de cambios.

Queridos hijos: acepten vivir en el Templo de Dios, Él los necesita allí y allí Yo podré ir a buscarlos a cualquier hora del día, porque Yo los veré en oración, no solo por sus familias, sino también por todos los niños, ancianos y enfermos, y también por el mundo que necesita paz, que necesita conversión.

Por eso, Yo les revelo queridos hijos, que la conversión en cada uno de sus corazones ya ha comenzado. Comiencen a vivir de verdad para que la pureza pueda emerger, aquella pureza que hoy Yo les entrego por amor y redención para cada una de sus vidas. Acepten vivir en Mi perdón queridos hijos, para que sus familias se puedan reconciliar y sentir la presencia de Mi Corazón como un emblema de paz en cada uno de sus hogares, en todas las ciudades y, especialmente, en el mundo.

Aquellos que aún no escuchan, tienen tiempo, por eso Yo los invito a estar en oración, a vivir una oración del corazón para que el Cielo pueda responder; no solo a través de Mi presencia sobre el corazón de este mundo y de la humanidad, sino también a través de la presencia de Dios. La presencia de Dios necesita afirmarse en sus corazones para que cada uno encuentre el camino que Él les está revelando a través de Mi, a través de Mi Inmaculado Corazón.

Y si ustedes se consagran a Mí, muchas almas más se consagrarán y Yo podré decir que Mi Corazón está triunfando en un tiempo de purificación. Purificación que vivirá el mundo por la Ley de Dios para la redención de todos los corazones y, sobre todo, de Mis Hijos, aquellos pequeños que ustedes llaman Reinos. Todos están en proceso de redención, por eso acepten Mi llama misericordiosa, para que unidos a Mí, encuentren la paz, el amor y la reconciliación que será necesaria para el perdón de Dios y para borrar el pasado.

Así podrán nacer, hijos Míos, como nuevas almas que contemplarán al Padre en esta hora de transición, cuando los Cielos se acerquen más a la Tierra y todos los Ángeles que pertenecen a Dios, ayuden al mundo, auxilien a los corazones, a todos los que necesitan y a todos aquellos que se han alejado mucho de Mi Corazón maternal.

Oremos, queridos hijos, por todos aquellos que ahora necesitan de la Luz para poder proseguir. Ahora abro Mis manos, extiendo Mis brazos para recibir sus plegarias. Mi Corazón escucha y Mi Voz resuena como un eco profundo en cada una de sus vidas.

 

Todo el grupo ora “Ave Luminosa”.

 

Fray Elías: Para honrar la presencia de Nuestra Madre, vamos a entonar juntos el cántico “Ave, Ave María”.

 

Todos entonan el cántico.

 

Fray Elías: La Madre Divina dice:

 

Amados hijos, que un pedazo del Cielo quede perpetuamente en sus corazones.

Gracias por responder a Mi llamado.

La Paz del Padre se profundice en sus corazones, para que ellos se abran y conozcan la luz eterna que Yo les traigo por Amor y por Verdad. Amén

En el Nombre del Padre, del Hijo y del Espíritu Santo. Amén.

 

Madre Shimani: Vamos a cantar todos “Ave Luminosa”.

 

Todos entonan el cántico.

 

- Fin de la Aparicón -

 

Madre Shimani: Ahora Fray Elías va a hacer un relato sobre lo que sucedió durante el trabajo.

 

Fray Elías: Antes de la aparición, en el cielo surgió una señal: estaba la imagen del planeta, en un tamaño pequeño, y en varias partes del planeta había manchas. En un momento apareció un grupo de ángeles que rodearon al planeta. Sobre el planeta había un cáliz. Después aparecieron dos ángeles, y cada uno llevaba un cáliz, siendo en total tres cálices. Estos tres cálices eran derramados sobre la Tierra. Contenían una agua transparente que bañaba al planeta. En ese momento los ángeles retiraban esas manchas del planeta con sus manos.

Luego vino la aparición y fue bien fuerte. Ella se presentó como la Reina de la Paz, y también vino con una sorpresa espontánea e inusitada. Cuando apareció había una señal detrás de Ella: en lo más alto del cielo apareció Cristo, como el Sagrado Corazón y comenzó a proyectar Su Luz sobre los presentes y sobre la ciudad. En ese momento se formó una triangulación: una paloma que representaba al espíritu Santo, debajo de la paloma estaba Cristo, y debajo de Él estaba la Madre Divina.

Pero después, la Madre Divina se elevó y se colocó a la derecha de Su Hijo y nos dijo:

“Mi Hijo me ha concedido una Gracia especial para hoy, porque Mi Hijo es una parte de Dios”.

Es por eso que Ella le respondía y le obedecía. En ese momento dice que esa Gracia especial era poder aproximarse un poco más a Sus hijos de esta humanidad. Por eso Ella descendió y se aproximó hasta el lugar en donde estábamos transmitiendo la aparición.

Antes de que Ella comunicara sus palabras, manifestó un escudo en su brazo izquierdo, el que movía de derecha a izquierda. En ese escudo estaba impreso un símbolo: una cruz cristiana de plata y una letra M, como en el día de ayer; el símbolo del escudo se manifestaba poderoso.

Luego la Madre hizo desaparecer el escudo y comenzó a contemplarnos y a orar silenciosamente. A veces bajaba Sus ojos para mirarnos, lo hacía con mucho amor y como dijo, trajo un pedacito de Cielo que fue colocado sobre todos.

Gracias.

 

Madre Shimani: Parece que esto no termina aquí, porque esta noche nos reuniremos en la Colina de las Apariciones para esperar a la Madre Divina.

Hoy por pedido de Ella inauguraremos el Campanario de la Colina.

 

***

Mar

16

Viernes, 16 de marzo de 2012

Aparición Extraordinaria
Aparición de la Virgen María el 16 de marzo de 2012 en el Centro Mariano de Figueira, Minas Gerais, Brasil. al vidente Fray Elías del Sagrado Corazón

 

Mientras Fray Elías estaba recogido en su celda, la Madre Divina le anunció que aparecería para transmitir un mensaje y que él, Madre Shimani y todos los hermanos que acompañan de cerca las apariciones debían reunirse para esperarla.

Rápidamente todos se reunieron en la sala de oración, y como Ella lo había pedido se oró el Santo Rosario. Al llegar a la cuenta 62, la Madre Divina apareció.

Fray Elías se puso de pie y después de unos minutos comenzó a trasmitir Su mensaje.

 

Fray Elías: La Madre Divina dice:

 

Por la bendición Misericordiosa de Mi Hijo: en el Nombre del Padre, del Hijo y del Espíritu Santo. Amén.

Queridos hijos, ¿por qué están tristes si ustedes reinan en Mi Inmaculado Corazón?

Hoy vengo a pedirles y a decirles que me apareceré en el corazón del jardín del Núcleo Sohin1 el día 21 de Marzo. Será una aparición extraordinaria que preparará el camino del nuevo cambio.

Queridos hijos: beban con alegría de la Fuente de Mi Hijo para que los prodigios que provienen de Su Corazón, puedan dar a conocer el bien y la luz para aquellos que sufren y sufrirán por las mudanzas.

Queridos hijos: Dios me ha encomendado estar aquí para poder acompañarlos al igual que lo hago en Medjugorje hace 30 años, pero en especial, hijos Míos, este acompañamiento es desde el Corazón, para que sus espíritus puedan hacer brotar sus almas y el talento que Mi Hijo les confió se pueda manifestar.

Queridos hijos: no tiene porqué temer, todo ya está preparado desde antes de tiempo. Yo no vendría aquí para perder el tiempo, solo vengo a anunciarles Mi Paz para que se puedan regocijar en ella.

Queridos hijos: difundan este mensaje para el día de mañana y anuncien que Mi Corazón está llegando por una vez más y para este tiempo de caos en auxilio de todos.

Núcleo Sohin será la nueva Comunidad de Corazón Sagrado, donde la devoción y la pureza deberá sembrarse en los corazones, como una Comunidad consagrada a Mi Inmaculado Corazón, que se fundirá con la Comunidad de aquí, en Figueira.

Queridos hijos, aquí nadie estará separado, Yo solo les pido que se unan para este tiempo final que queda. Todo está siendo acompañado desde el corazón, desde los Cielos y desde la Tierra, por eso Yo les pido, queridos hijos, que para el día 21 me esperen a la hora 17.40, orando el Rosario por la Paz y por la preparación de los corazones en todo lo que escucharán y sabrán en poco tiempo.

También Yo les pido queridos hijos, que Mis Hijas de la oración2, preparen para este encuentro3, una síntesis especial sobre los últimos cuatro meses de apariciones para que puedan difundir el mensaje, Mi mensaje de paz y de conversión.

Pero sepan, queridos hijos, que este es Mi ciclo y Yo los invito a que me acompañen con el corazón y con la vida, para que todo se pueda revertir de verdad y con amor.

Hoy les entrego Mis Rosas, para que las puedan llevar en sus corazones y sean ellas el aroma que los aliente a seguir en este camino hacia Cristo en Su retorno y en Su venida.

Queridos hijos: aguarden Mi llegada para el día 21 con inmensa alegría, porque Yo allí estaré cerca de ese campanario que anunciará Mi llegada por 7 veces. También coloquen a los niños cerca de Mí, porque Mi Corazón los irradiará.

Yo estoy invitando a todos para que en estos días se vuelvan como niños, antes del encuentro de almas, el encuentro de corazones, el encuentro de la preparación para el fin del tiempo4.

Esto ya estaba previsto, queridos hijos, solo que muchos no han visto la señal que fue escrita y dicha a lo largo del tiempo. Por eso el Señor me ha enviado entre ustedes, para acompañarlos en este último ciclo que llega para el mundo en la purificación y en el perdón.

Queridos hijos: con alegría abro Mis brazos para acogerlos dentro de Mi Corazón. Recuerden tener confianza en todo lo que está aconteciendo y siempre sepan, queridos hijos, que Yo estoy aquí en el Cielo aguardándolos en oración para difundir Mi Paz y Mi Amor que convertirá los corazones.

Gracias por una vez más responder a Mi llamado.

Todo lo que fue dicho es para que sea escuchado con el corazón; por eso Yo estoy más cerca de ustedes, para que me sientan y acompañen el camino que Mi Corazón esta construyendo a través de ustedes y de sus hermanos.

Por la fuerza del Espíritu Santo: en el Nombre del Padre, del Hijo y del Espíritu Santo.

 

- Fin de la Aparición -

 

Se termina agradeciendo con el cántico “Ave María”.

 

1 Núcleo Sohin: Nombre de una de las áreas de la Comunidad-Luz Figueira.

2 La Madre Divina se refiere a las cuatro hermanas que llevan adelante la Red Fraternidad de Oración.

3 48° Encuentro General, realizado los días 22 a 25 de marzo en la Comunidad Figueira.

4 Aquí la Madre Divina también se refiere al 48° Encuentro General.

 

***

Quiénes somos

Asociación María
Asociación religiosa cristiana y ecuménica que tiene por finalidad difundir el mensaje universal de amor y de paz que Cristo Jesús, la Virgen María y San José transmiten a los monjes de la Orden Gracia Misericordia, estimulando el crecimiento espiritual a través de la oración y del servicio altruista.

Contacto

Mensajeros Divinos