Apariciones de la Virgen María

Sep

13

Martes, 13 de septiembre de 2011

Aparición Extraordinaria
Aparición de la Virgen María el 13 de septiembre de 2011 en el Centro Mariano de Figueira, Minas Gerais, Brasil. al vidente Fray Elías del Sagrado Corazón

Hoy, en el quinto día de apariciones, el grupo se reunió a las 11.00 para comenzar el trabajo de oración en la Colina de las Apariciones.

Madre Shimani hizo una pequeña introducción a la sintonía de oración.

 

Madre Shimani: Vamos a comenzar a organizar nuestras energías, buscando una integración perfecta, como lo hemos hecho todos estos días.

Les queremos avisar que probablemente desde esta noche vamos a tener sillas para sentarnos. Fue un pedido de la Madre Divina, para que todos estemos bien para recibirla. Nos estamos organizando para poder responder a este pedido, y les pedimos que todos hagan un esfuerzo, en este medio día, para recibirla.

Vamos a atraer hacia nuestro interior el amor infinito que nos está mostrando estos días, como nos lo ha demostrado siempre, y vamos a poner en nuestro corazón esas Gracias que estamos recibiendo, esas revelaciones que están siendo hechas, para que podamos estar más preparados para pasar por esta transición y comenzar este nuevo mundo que todos queremos.

 

Comienza el trabajo de oración mediante la oración a la Madre Universal.

Cerca de una hora después, Fray Elías se pone de pie anunciando la llegada de la Madre Celestial. Se pide silencio y entonces comienza la transmisión  de lo que ha percibido.

 

Fray Elías: En el cielo se abrió una puerta de luz, donde hay un ángel tocando una campana. En el borde de la campana están escritas las palabras: “Ave Misericordiosa”.  El ángel toca la campana, la que suena cada vez más fuerte, generando un eco en cada punto cardinal del planeta.

El cielo se está abriendo cada vez más, y se han delineado dos filas de ángeles que están encontradas. Estos seres de luz tocan trompetas doradas, las cuales se cruzan sobre ellos, abriendo un camino hacia lo Alto.

En este camino hacia lo Alto, se ha manifestando el Arcángel Rafael, un ser de luz con cabellos dorados y lacios hasta sus hombros, con ojos celestes y brillantes. Lleva un cetro en Su mano izquierda y abraza un libro con Su mano derecha. Proyecta una estrella de luz sobre Su pecho y en Sus pies hay nubes brillantes y blancas. Él dice:

 

¡Silencio, que la Gloria está descendiendo!

Silencio es oración, oración es Paz.

Recibamos a la Altísima y Venerable Madre, que viene desde los Reinos Superiores a vuestro encuentro.

 

En ese momento se tocan 33 campanadas.

 

Fray Elías: El Arcángel Rafael manifestó una balanza dorada de dos platos. A medida que se tocaban las campanas, Él iba colocando cuentas de oración en uno de los platos, intentando que esa balanza se mantuviera equilibrada.

Después se aproximó la presencia de la Madre Divina, que estaba rodeada de muchos ángeles que la alaban. Ella abrió Su Reino, el lugar donde Ella está y de donde viene.  Lo está manifestando en este momento sobre el valle. Extendió también sobre el valle una gran corona de estrellas que proyectó desde Su cabeza.

Ella dijo que aunque ya ha aparecido, todavía no ha descendido desde los Cielos, porque está esperando que la alaben.

 

En este momento se entona el cántico “Ave María”.

 

Fray Elías: La Madre Divina dice:

 

Por el Poder que desciende desde los Cielos, en el Nombre del Padre del Hijo y del Espíritu Santo. Amén

Hoy vengo a pedirles que oren Conmigo la oración del Ave Luminosa por ciento cincuenta veces durante esta tarde, para preparar Mi llegada durante este día, Mi segunda llegada.

Quiero decirles algo: recuerden la Concepción que me fue entregada en la Sagrada Familia de Nazareth. Así deberán ser sus nuevos hijos, llenos del amor de Dios para esta etapa final que comienza.

Quiero decirles que nuestro Señor Cristo los lleva en Su Corazón por estar respondiendo a Mi llamado de la Paz.

En este día, quiero que oren por los que están perdidos, así estarán abriendo puertas hacia los Cielos para que todos sean salvos. Quiero pedirles que lleven Mi Corazón en sus corazones y que no teman por lo que está aconteciendo; persistan, háganlo por lo que vendrá.

Yo soy la Reina del Sol, el Ave Luminosa para sus vidas. Los invito a entrar dentro de Mi Reino donde vive la Eterna Paz, la Paz del Señor.

¿Como podrán entrar a Mi Reino, luminoso y perfecto, donde se vive la oración perpetua?

A través de la oración, esa será la escalera que nos unirá cuenta a cuenta.

 

Fray Elías: Ahora pasa entre Sus manos el orandio, cuenta por cuenta y nos dice:

 

Yo soy la Señora de la Misericordia, la que debe corresponder al Gran Llamado de Dios. Y ustedes, deben responder a Mis pequeños llamados, llamados que prepararán, a través de las oraciones, el camino nuevo que llegará.

Entréguenme sus pertenencias y renuncien a ideas mejores, así vivirán una Voluntad Mayor mediante la entrega que Yo aprendí como la Madre del Oriente.

 

Fray Elías: La Madre Divina ha aparecido con un manto verde y todo el manto tiene una franja de estrellas doradas que la rodean.

Ahora está tomando una estrella desde Su manto y nos la está ofreciendo, la colocó en la palma de Su mano izquierda.

La Madre Divina dice:

 

Lleven con ustedes Mi emblema de la Luz para que resuciten a los que están muertos a la vida del espíritu. El Señor me ha encomendado que correspondan a Mis oraciones para que se vierta la Paz en los que están caídos.

Dejen que los penetre Mi Fuego glorificado, para que todo se trascienda en la Paz y no existan fronteras entre ustedes y Yo.

Saben que Yo soy el Ave que abre los caminos de la luz para quienes los quieren recorrer en confianza y en plenitud a Mí. Déjense penetrar por ese fuego que hoy está llegando, para que la vida se renueve en el espíritu y alcancen la luz que están esperando.

Retomen el camino día a día, persistan en la oración y déjense curar a través de Mi Luz maternal y victoriosa, luz que desprende el mal de los corazones. Cuando los corazones caigan, Yo los levantaré, uno a uno, para que encuentren Mi Paz y me busquen.

Yo soy la Señora de la Eterna Oración y hoy los invito a estar en Mí, siempre orando. Si oran por el pedido que les encomendé para este día, las almas seguirán ascendiendo hacia Mi Reino. Algunas permanecen en otros reinos menores aguardando saldar las deudas que fueron asumidas en la vida material. Sus oraciones estarán correspondiendo a ésta, Mi tarea de salvación de mónadas y de almas, del llamado espíritu interior.

 

Se ora “Ave Luminosa” por algunas cuentas.

 

Fray Elías: La Madre Divina dice:

 

Yo los hago venir a esta hora porque Mi Fuego está en Su ápice y quema las partículas oscuras que deben trascender y transfigurarse en la Luz de Cristo.  Esta es la hora de unión predilecta con el Creador dentro de este mundo y se hace más fuerte cuando oramos.

 

Madre Shimani: La Madre llama a todos los coralistas de Aurora y de Figueira para que se acerquen al círculo.

 

Fray Elías: La Madre dice:

 

Gracias, porque a través del canto se salva a las almas.

La Voluntad del Señor que está en los Cielos ( Ella eleva Su mano derecha hacia arriba ), es que ustedes hoy sean un solo coral, no un coral de la Tierra, un coral de los Cielos. Que responda a Mi Reino de la Paz y que lleve alivio a los corazones.

Lo importante no es componer, sino abrir los corazones. Esta es la hora de Mi Rescate y ustedes son invitados a responder a Mi Llamado, donde sea y como fuere, en este país o en otra nación, en el oriente o en el occidente, en un encuentro de almas o en el servicio a los más pobres.

Esa debe ser la llave para este tiempo: no sólo sostener la Luz de los Centros Planetarios, sino llevar la luz que ustedes están recibiendo de Mí y de los demás Seres Divinos (Jerarquías). Los Cielos son uno solo y ellos quieren poder penetrar en sus voces, para que en la humildad representen a Dios.

Recuerden Mi simplicidad como la Madre del Mesías, y sabrán qué hacer en cada momento. Yo los acojo a todos en Mi Corazón para esta tarea, una tarea más de este Plan Divino, de este Plan del Señor Dios.

Más que lograr una voz perfecta, es hora de que broten sus flores internas, porque así Mi Esencia llegará a ustedes para que la luz pueda obrar en este tiempo de rescate.

No teman por lo que encontrarán en sus caminos, cuando, como seres de la luz que son, se les presenten los llamados a los cuales sentirán responder o no. Sepan que Mi aparición aquí es para crear seres de luz en donación. Deben ir más allá de su unidad y encontrar la unidad Conmigo.

Yo soy la Gran Ave Cantora de estos tiempos, cuya Voz resuena para atraer la Paz al mundo, mundo que duerme, mundo que sufre. Por eso hoy les pido como voces de Dios, que como tarea lleven Mi Voz de la Paz por el mundo, antes que el tiempo final llegue.

No todos deberán ir, cada uno a su tiempo, en pequeños grupos, en donde se pueda unir Mi Amor a cada uno de sus corazones.

Mi primer llamado es África. Irán junto a la comunidad consagrada de esta Orden a la cual Yo también pertenezco como Madre de la criaturas. No les indico un tiempo, solo les indico que ahora es momento de actuar a través de Mi Corazón, desde donde siempre podrán tomar Mi Luz para llevarla a las almas.

Su tarea no será llevar el alimento del que carecen los seres, será aliviar el sufrimiento para que todos Mis hijos de este gran continente me encuentren en su última hora.

No coloquen sus pensamientos en lo que sucederá, solo respondan a la Patrona que los guiará, porque así Yo guío a muchos de Mis hijos en las diferentes fases del servicio, los que deben volver a nacer desde su punto original, desde el tiempo en que Yo estuve sobre el suelo de esta Tierra.

Canten y colmen sus corazones con la Gloria que está descendiendo, como único camino para el fin de este ciclo. No piensen en lo que vendrá sino en lo que debe suceder ahora, pues mientras ustedes están aquí de pie escuchándome, hay almas que sufren y Yo estoy aquí con ustedes, salvando almas con Mis predilectas oraciones, oraciones que vienen del Señor, cuando Yo abro los Cielos para llegar aquí.

Gracias por responder a Mi Llamado.

 

Todos agradecen cantando “La Mujer que nos guía”.


- Fin de la aparición -

    ***

 

Sep

12

Lunes, 12 de septiembre de 2011

Aparición Extraordinaria
Aparición de la Virgen María el 12 de septiembre de 2011 en el Centro Mariano de Figueira, Minas Gerais, Brasil. al vidente Fray Elías del Sagrado Corazón

En el atardecer de este cuarto día de apariciones, el grupo se reunió una hora antes de la hora marcada para el encuentro con la Madre Divina.

Como todas las noches, subieron a la Colina de las Apariciones en procesión con velas.

Se comenzó orando la “Oración a la Madre Universal”. En cierto momento, simultáneamente con la oración, se escuchó el “Ave María” anunciado la próxima llegada de la Madre Divina.

Poco después, Fray Elías se colocó de pie y se aproximó al árbol de las apariciones, donde la Madre Divina apareció. Se pidió guardar silencio y comenzó la transmisión del mensaje.

 

Fray Elías: La Madre Celestial, María, está presente desde hace un tiempo y quiere que relate lo que he visto.

Antes de Ella aparecer, se manifestó el Ángel de la Reverberación de la Paz.

Después, por una escalera blanca la Madre Divina descendió y recorrió las diferentes partes del árbol.

 

En este momento se hace un silencio, y comienza a soplar una suave y refrescante brisa.

 

Fray Elías: La Madre Divina dijo:

 

Sientan la brisa de Mi Corazón.

 

Fray Elías: Ella está plenamente manifestada, junto a quien fue Su madre cuando estuvo en la Tierra, Ana.

También aparecieron al rededor del árbol doce ángeles, seres de luz que tenían una forma casi humana.

Ella hoy aparece con un vestido color rosado brillante y un manto celeste. Su rostro brilla y Sus ojos también; apoya Sus pies en una de las ramas del árbol. Las flores de Sus pies son de color celestes.

Ella dijo que Dios se comunica con los corazones abiertos y que Él está alegre con nuestras oraciones. Dijo que continuemos orando, que Ella aparecerá hasta el día 15 en este horario y todos los mediodía.

Dijo que a partir del día 15 al 25 de septiembre, también aparecerá, porque el Señor se lo ha encomendado. Que a partir del día 15 hasta el último día, el 25 de septiembre, aparecerá a mediodía, día por medio.

También dijo que el día 15 se cumple un ciclo, y por eso aparecerá al mediodía también.

La Madre Divina dice:

 

Hoy estoy aquí sosteniendo al mundo entre ustedes y sus corazones. Hoy vengo a pedirles que vigilen durante esta noche en el silencio de la oración, en unión interna Conmigo, para que los ángeles puedan descender y obrar en los lugares oscuros.

Este es un Centro de Amor y de Luz construido por los esfuerzos de los pioneros; así fue la gran obra que ocurrió desde Nazareth hasta Jerusalén, junto a Mi Hijo, a José, a Ana y Joaquín. Recuerden el pasaje de Mi alabanza al Señor en la visitación a Mi prima Isabel, hoy Santa entre Santas.

Todo lo aprendido sobre ese suelo, fue colocado en los Centros de Amor, los cuales guardan las llaves para el fin de este tiempo.

Hoy vengo a pedirles que coloquen sus corazones sobre todos los Centros de Luz Interna.

Medjugorje también es un Centro de Luz, aún no descubierto, que está redimiendo a Europa al igual que Fátima y Lourdes. Pero a Medjugorje, que llegará en consciencia a sus vidas, lo podrán convocar a través de la presencia de Mi Paz, de la Reina de la Paz. Allí estarán dentro de ese Centro de Amor.

Las profecías de Juan se están revelando, por eso les he pedido que lean con paciencia y sin interpretación el Apocalipsis. Lo escrito allí ha sido modificado, pero deben ver la esencia, el sentido del mensaje que fue transmitido.

El Antiguo Testamento es el legado de la humanidad desde sus orígenes, antes de Mi llegada a esta Tierra como María, la Madre de Jesús. Un legado anterior a los hermanos orientales, que conocían los designios antes que medio oriente.

La Nueva Jerusalén vendrá sobre los corazones que despierten a Mi Voz y a Mi Llamado, Mi último Llamado. Por eso he venido aquí durante esta noche, para decirles cuánto han recibido a partir de Mi Luz Maternal como la Madre de la Misericordia.

La noche es la Misericordia, el contacto profundo con esta Ley; el día es la Gracia, es la Providencia, es el reencuentro con el Padre, Nuestro Señor Omnipotente.

Muchos han recibido Gracias especiales durante este mediodía; pero recuerden que no son para sus mentes sino para sus corazones, corazones que me esperan.

 

Fray Elías: Ahora, vamos a hacer una oración que Ella transmitió y que pidió que oremos individualmente y en grupo diariamente por 72 veces. La oración es así:

 

Madre Divina,

      Fuente Espiritual de Vida,

      Gracias por cuanto nos das.

 

El grupo ora algunas veces.

 

Fray Elías: La Señora pide que los miembros del Monasterio, con mucha armonía y lentitud, se coloquen detrás de este árbol.

 

El grupo se mantiene en oración, mientras los hermanos y hermanas de los diferentes monasterios se ubican en el lugar solicitado.

 

Fray Elías: Ahora, Ella giró y observando con mucha bondad a los hermanos y hermanas miembros del Monasterio, abrió Sus manos hacia ellos.

La Madre Divina dice:

 

Hoy los consagro a Mi Inmaculado Corazón, a la resplandecencia Inmaculada que surgió de Mí, desde el Origen, desde la Fuente.

Hoy les pido que lleven Mi Paz a las diferentes partes del mundo y que se unan Conmigo en esta misión de fin de tiempo.

 

Fray Elías: Ahora, Ella abrió Sus brazos y desde las palmas de Sus manos está irradiando luz. Desde los Cielos está descendiendo una paloma blanca.

Ella continúa diciendo:

 

Sólo les pido que lleven Mi Paz en sus corazones y que escuchen Mi Voz, pues quien me imita, encontrará la luz dentro de las tinieblas que el mundo está manifestando. Sólo únanse en oración a los que no son comprendidos y a aquellos que practican otras doctrinas, algunos que se distancian de Mí, de Mi Corazón de Amor, de Mi Corazón de Madre.

Sólo les pido que se amen y que se respeten, cuando estén juntos y cuando estén separados, porque cuando los tres días oscuros lleguen, deberán tomar firme de la mano a sus hermanos y cruzar el abismo para encontrarme. Allí no existirán separaciones ni conflictos, porque quien no esté en armonía Conmigo no estará en unión con Dios.

Amen la Obra que les estoy confiando, esta Orden, que debe surgir a través de la humildad y la simplicidad. Recuerden Mi pasaje como María, una sierva del Señor que escuchó una Voz Superior y que confió en lo invisible, en el Sagrado Espíritu.

Cuando se lancen a la transformación de sus corazones, me tendrán a su lado, aun cuando caigan y sientan que todo está perdido. No dejen que sus corazones se engañen con todo lo que verán; sólo lleven la Paz del Reino hacia las naciones, y compartan Mi Paz, Su Paz, con los demás hermanos.

Es hora de unificar lo que está separado desde hace siglos, ésta ha sido la concepción de esta Orden, que debe ser Inmaculada como Yo en el corazón y en la consciencia.

Gracias por responder a Mi Llamado.

 

Todos oran la “Oración de consagración a la Madre de la Divina Misericordia”.

 

Fray Elías: Ahora vamos a seguir orando junto con Ella. Pide que dentro de esta área del árbol, dentro de este círculo, se aproximen los pioneros de Figueira, los miembros de la Junta y del Consejo.

 

Todos continúan en oración.

 

Fray Elías: Dice que en estos días han sido tocadas un millón ochocientas mil almas a través de las oraciones.

 

Mientras todos oran los integrantes del consejo se ubican frente al árbol.

 

Fray Elías: La Madre Divina dice:

 

Quiero decirles hijos Míos, que los bendigo y los amo, y que sigan haciendo florecer la semilla que han cultivado a través de Mi Corazón. Por eso estoy con ustedes en este tiempo final, para que sigan Mis pasos a través del camino profundo que lleva a Mi Reino.

Ahora los bendeciré, y escuchen el instrumento de la voz que les estoy ofreciendo.

 

Mientras se ora la “Oración de consagración a la Madre de la Divina Misericordia”, se entona el cántico “Ave María”.

 

Fray Elías: La Madre Divina dice:

 

El Reino me está llamando, por lo que contestaré las tres preguntas.

 

En este momento, Madre Shimani y Fray Artur leen, una a una las tres preguntas que han sido escogidas al azar. Preguntas que la Madre Divina responde a través de Fray Elías.

 

Luego de las tres preguntas la Madre Divina se despidió diciendo:

 

Fray Elías: La Madre Divina dice:

 

Ahora regreso. Hasta mañana.

Continúen en oración Conmigo por los que llegarán.

Gracias por responder a Mi Llamado.

 

Fray Elías: ¡Todos, miren hacia arriba! Tal vez no vean nada, pero Ella nos saluda de entre medio de esas nubes.

 

En gratitud y despedida se entona el cántico “La Mujer que nos guía”.

 

- Fin de la aparición -

    ***

 

Sep

02

Viernes, 2 de septiembre de 2011

Aparición Extraordinaria
APARICIÓN DE LA VIRGEN MARÍA EL 2 DE SEPTIEMBRE DE 2011 EN EL CENTRO MARIANO DE AURORA, PAYSANDÚ, URUGUAY. AL VIDENTE FRAY ELÍAS DEL SAGRADO CORAZÓN

Por pedido de la Madre Divina, a las 19.30 se inició la procesión de velas desde el Auditorio de Casa Redención hasta el naranjo de las apariciones.

Desde las primeras horas de la tarde, el viento comenzó a soplar intensamente y se mantuvo así hasta la aparición.

El grupo se sentó al rededor del naranjo y comenzó a orar de forma muy intensa esperando la última aparición de la Madre Divina. Se percibía en el aire el cierre de un ciclo, y el comienzo de uno nuevo, desconocido.

Cerca de las las 20.00 se comenzó a percibir la aproximación de la Madre Divina y Fray Elías se coloca de pie, contemplando el naranjo.

Mientras todos continuaban orando la Madre Universal, Fray Elías y otro hermano de monasterio, se acercaron al árbol y oraron el “Ave María” por algunas veces.

Luego, Fray Elías anuncia que la Madre ha solicitado que una de las colaboradoras de Casa Redención se aproxime y se presentara ante Ella. Fray Elías transmite algunas palabras de Nuestra Señora a esta hermana.

Terminado ese diálogo Fray Elías transmite al grupo lo que ha sucedido.

 

Fray Elías: Cuando la Madre Divina apareció proyectó un Corazón de Luz, que emergió de Ella y se proyectó hacia todos nosotros. La imagen del Inmaculado Corazón, era de color magenta, resplandeciente, y tenía una corona de rosas a Su alrededor. Había escrito sobre y debajo de él: “Yo Soy el Ave María”. Después con Sus manos abrió una tela blanca que tenia dentro de ese corazón.

La Madre Divina nos dice:
 

Hoy vengo a anunciarles que estaré retornando.

Como les dije hoy, al mediodía, esta noche todos realizarán la ceremonia de comunión Conmigo. Todos ahora recibirán un fruto de este árbol, para llevarlo consigo, para comerlo en gracia y en reverencia por Mi presencia aquí. Hoy les entrego Mi Corazón Inmaculado, Mi Corazón Misericordioso para que encuentren en Mí la Paz. No hay nada que temer, Yo estoy con ustedes.
 

Fray Elías: La Madre Divina pidió que todos se colocaran de pie y que sintieran confianza cuando escucharan Su mensaje.

Hace unos momentos, del lado derecho de la Madre Celestial, apareció Jesús como el Sagrado Corazón. Elevó Su mano derecha hacia el Cielo y los Cielos se abrieron. En lo alto apareció un corazón de fuego, rodeado por un aro de fuego. A los costados de ese corazón aparecieron los apóstoles y los 24 Ancianos.

Nos está hablando Cristo:
 

Queridos Míos, hoy vengo a anunciarles Mi retorno.

Les doy Mi Paz y Mi Paz les dejo en el Nombre del Señor.

Yo Soy Cristo, el Mesías, el Redentor.
 

Fray Elías: Ahora comenzó a hablar la Madre Divina:
 

Queridos hijos, hoy les anuncio que Mi Luz está retornando a los Cielos, pero quien esté en oración no perecerá, el alma prevalecerá delante de Mi Corazón, que es Misericordioso e Inmaculado.

Agradezco a todos por haber acogido Mi Voz de Fe en sus corazones. Esperen Mi llegada para el mes de noviembre, donde convocaré a más almas para que escuchen Mi llamado.

Hoy los estoy reuniendo aquí como el primer grupo de oración, que deberá asumir esta Casa, a la cual Yo he consagrado desde los Cielos para este mundo, para este país, para Mi querida Argentina y Mi amado Brasil.

Esas tres naciones deberán transitar por grandes pruebas, pero los corazones que se unan a Mí no serán tocados, ni siquiera por la llama del mal, porque todos se irán purificando sin percibirlo. Aquellos que se unan a Mi Corazón y se nutran en Mi Oración, verán lo que les digo, tendrán consciencia de lo que estoy anunciando como Madre de la Fe, como el Ave Misericordiosa.

He venido aquí a pedido de Dios, aunque sus consciencias no alcancen esta comprensión, pero sus corazones sí me responden.

Escuchen Mi Voz Interior, ustedes deben ser la columna de luz para estos tiempos y deben difundir Mi mensaje de redención y de paz, que estoy entregando a esta Nación y a todos Mis hijos que están confusos en este mundo.

Una parte del hemisferio norte está contestando a Mi llamado, mes a mes. Ahora Yo los convoco a que hagan lo mismo, para reencontrarme aquí, desde noviembre hasta el próximo año (2012), para que juntos nos preparemos para cruzar el portal hacia Mi Corazón. Así, no habrá tiniebla que los toque y no habrá corazón que se ciegue, porque habrán escuchado Mi llamado antes de que las trompetas suenen y antes de que los libros se abran anunciando la palabra de Dios, que será Ley y Justicia Divina para el fin de este tiempo.

El mundo debe nacer de nuevo y el parto está llegando. Mis estrellas están resistiendo y sosteniendo la luz de este mundo. Cada vez que oran Conmigo y creen en Mi Voz, que es invisible y Divina, estarán respondiendo a Dios, al Padre de todos, desde el Alfa hasta el Omega, desde el principio hasta el fin.

Cada mes Mi presencia será más fuerte, y atraerá a más corazones que buscan una respuesta, una cura interior, que buscan aliviar sus dolencias y cicatrizar sus heridas que están abiertas desde hace tiempo.

Yo Soy el bálsamo que todo lo cura, Soy la Fuente que lava las heridas, Soy la Divina Concepción de la Trinidad, Soy el Ave Mensajera de la Paz, Soy la Madre Misericordiosa, Soy el Fuego Ardiente para los corazones que están sin luz.

Ahora, ustedes han visto nacer sus almas que estaban dormidas y espero que sus vidas retornen a Mí en la oración. Espero que juntos ayudemos a nuestros hermanos, a todos Mis hijos, que no reciben esta oportunidad de los Cielos, oportunidad de ser bendecidos como lo han sido ustedes a lo largo de estos trece días.

¿Será que han comprendido Mi mensaje?

Por eso todo lo tendrán; abajo estará Mi firma, en la Tierra y en el Cielo, como lo es la palabra del Señor. Pues Yo fui glorificada por los ángeles y arcángeles para descender a este mundo, el cual me pertenece como tarea y como Misionera de la Paz.

Hoy les entrego Mi Corazón resplandeciente, el llamado Corazón Inmaculado, para que lo siembren en sus corazones como el sello que libera el mal y como la luz que corta las asechanzas, las confusiones en el corazón y la distorsión en las mentes. Pero para fortalecerse en Mi Corazón, deberán orar más para penetrar en los Cielos y encontrar la luz en el camino, esa luz que hoy están recibiendo.

Hoy les pido a todos ustedes, hijos Míos, que no vuelvan a la normalidad de este tiempo y que se abran a comprender lo que está sucediendo.

Una vez estuve en Fátima, estoy pasando por Medjugorje y ahora estoy aquí, en esta parte del mundo, difundiendo Mi mensaje de Paz, el llamado al rescate de las almas a través de la oración, de una simple oración. Abran sus consciencias para lo desconocido y permitan que el corazón les hable, que Mi Voz llegue allí en oración y en paz.

Dichosos los que creen sin haberme visto, pues como dicen los discípulos y lo que ellos han escrito: “Es la hora de la Señora del Sol, la que está vestida de Paz, la que irradia Su Amor de Madre y de Protectora”.

Aquí estoy, al lado de Mi Hijo, El Redentor, que hoy ha venido Conmigo para traerles Su Misericordia y para que, a partir de mañana, sus vidas sean otras. Porque Yo estaré allí, en sus corazones, comenzando a obrar como la Madre Celestial de la Luz, como la Guardiana del Amor, la llamada Inmaculada Concepción, la Madre de las Gracias, la Señora de los Ángeles, la Divina Concepción.

Guarden Mis palabras en sus corazones, sientan Mi Paz.
 

Fray Elías: Ahora desde Su mano está manifestándose una paloma de luz, que es blanca y brillante, nos la está ofreciendo.

La Madre Divina dice:
 

Este es Mi Espíritu, el que nació desde el Origen, el que trae para ustedes el renacer de la vida, el sello para el pasado, el cual se debe trascender para alcanzar la paz.

Dejen hoy en Mi Corazón sus miserias, en nombre de Cristo, para que todo sea curado y aquello que sólo Yo conozco, pueda revertirse y redimirse.
 

Fray Elías: Ahora está abriendo Su corona de estrellas y colocándola sobre el árbol, de izquierda a derecha. Nuevamente nos muestra Su Corazón que tiene espinas, pero que también está lleno de fuego. Está iluminando Su manto celeste, Su rostro está brillando de paz y de amor. Coloca Sus manos en posición de oración.

La Madre Divina dice:
 

Yo Soy la misma que nací como María y hoy Soy la Madre Universal, la Consciencia Sublime de la Paz, el Amor de Dios manifestado a través de Mi Esencia. Sepan queridos Míos, que ustedes tienen lo mismo que Yo, sólo que está dormido.

¿Por qué he venido durante estos trece días?

He venido para decirles hoy, que deben abrir sus Fuentes. Ellas se unen a Dios a través de la oración y del amor, de la caridad y de la compasión, porque el Señor nos está pidiendo salvar almas desconocidas para ustedes y que sufren. Si quieren comprender, abran las puertas de sus casas para que los últimos entren.

Pero recuerden, como Yo le dije a Lucía en Fátima: llegarán los tiempos en que la oración será la barrera invisible contra el mal, será el escudo protector, será la alianza con Dios, la religación con Su Presencia, la esperanza para cada alma y cada ser que no haya escuchado Mi llamado como la Madre de la Paz, la Señora de la Divina Misericordia.

Todos se reunirán en sus casas para orar junto Conmigo y para crear la Luz de Mi Corazón sobre sus hogares. Verán pasar por sus puertas el sufrimiento que deberá ser curado por la oración; una oración verdadera que se una a Mí para que las almas encuentren descanso, el mismo que ustedes han recibido hoy por la presencia de Mi Gracia Inmaculada.

Elevo hoy Mis brazos hacia el Creador, para que encuentren de nuevo refugio en Mí y descansen. Sepan que Yo los protejo cuando cumplen con Mi llamado y comprenden lo que es incomprensible. Porque así es la Voluntad, una Voluntad que no es de los hombres, que no es de este mundo, al igual que el amor, el cual debe verterse en sus corazones a través de esta Madre de la Paz.

El Espíritu de la Trinidad ha descendido sobre los que lo han escuchado en su ser interno, y se han abierto para que éste siembre la semilla del amor, la que no será extirpada por el mal. Queridos hijos, Mi Amor es tan bondadoso y compasivo, que penetra el corazón y disipa el dolor, este mismo Amor que Yo he repartido en los lugares en los que he aparecido para rescatar a las almas en multitud.

Verán llegar nuevos cambios sobre este lugar y sobre esta nación (Uruguay), porque Mi Corazón deberá triunfar antes de que la puerta se abra y que la batalla comience. Allí estaremos en oración, sin miedo, con fe y fervor, unidos a Mi sublime devoción, una devoción que despertó como la Madre del Mesías a los pies de la Cruz.

Les entrego hoy el Espíritu Inmaculado de la Paz, que nace desde la Fuente, el cual está descendiendo hoy sobre este lugar. Beban de ella ya que están a tiempo.

Dichosos los que comprenden las Voluntades Superiores.

Dichosos los que responden a Mi llamado sin comprender.

Dichosos los humildes que viven en la fe y en la devoción.

Dichosos los simples, como lo fui Yo, una Madre de Nazareth, una Pastora de almas que conduce el rebaño hacia Mi Hijo para estos tiempos.

Gracias por responder a Mi llamado.

 

- Fin de la Aparición -

    ***

Sep

11

Domingo, 11 de septiembre de 2011

Aparición Extraordinaria
APARICIÓN DE LA VIRGEN MARÍA EL 11 DE SEPTIEMBRE DE 2011 EN EL CENTRO MARIANO DE FIGUEIRA, MINAS GERAIS, BRASIL. AL VIDENTE FRAY ELÍAS DEL SAGRADO CORAZÓN

En este tercer día de apariciones, el grupo se reunió nuevamente a la hora 19.00 para comenzar el trabajo de oración.

El cielo amenazaba tormenta, y caían chubascos intermitentes. Ante la incertidumbre de cómo se llevaría adelante el trabajo, Madre Shimani dirigió unas palabras a todos los presentes:

 

Madre Shimani: Recuerden qué preciosa experiencia vivimos ayer por estar unidos. Ésta agua que desciende desde los cielos, va a probar nuestra fe y nos va a purificar. Asique si comenzara a caer agua bendita del cielo, todos nos vamos a mantener firmes, orando para colaborar con María en ésta tarea de activar mónadas y rescatar almas. 

Vamos a dar gracias por que hace calor, y nos vamos a refrescar y a mantenernos con alegría orando y acompañando este momento único para todos nosotros.

 

Luego, comenzó el trabajo de oración. Después de un largo tiempo y cerca del horario marcado para la aparición, Madre Shimani entonó el cántico “Ave María”, anunciando la llegada de la aproximación de la Madre Divina.

Fray Elías se colocó de pie y contempló, en el árbol de las apariciones, a la Madre Divina. Todos los demás se mantuvieron en oración.

En determinado momento se pidió silencio, y Fray Elías dijo:

 

Fray Elías: Hoy la Madre Divina está vestida de blanco y está más nítida que en la Aparición del día de ayer. Mientras oramos mostró varios símbolos que pidió que les transmitiéramos.

Lo primero que dijo cuando llegó es que está feliz, porque todos los presentes han contestado al eco de Su Voz.

Anunció también, que mañana aparecerá a la 12.00, como también lo hará en este mismo horario, a las 20.00. Dijo que esto se debe a que tiene que transmitir muchos mensajes en pocos días. Al mediodía será una procesión de cánticos y de gloria, y la procesión de velas será solamente de noche. 

La Madre Divina dice:

 

¡Cuenta, cuenta que Mi Corazón está resplandeciente en estos corazones que buscan la humildad!

Yo soy la Divina Concepción de la Trinidad, hoy la Reina de la Paz.

¡Bienvenidos a Mi Reino!

 

Fray Elías: En el comienzo, aparecieron dos Jerarquías Angélicas que provenían del Arcángel Gabriel. Descendieron hasta la copa del árbol y abrieron un gran libro antiguo donde aparecía el número ocho. Ellos decían: “Ocho de Juan, Ocho de Juan”.

Después apareció otro ser, al costado del árbol, un ser de mucha luz que dijo: “Yo Soy Moisés”, estuvo un tiempo con nosotros y luego desapareció.

Entonces, a cada lado del árbol aparecieron Abraham y Salomón, y nos decían: “¡Estas son las tribus, estas son las tribus!”.

En otro momento, se abrió el cielo en las alturas y apareció Cristo Jesús saludándonos. Estuvo unos minutos con nosotros y luego Su imagen desapareció.

Cuando la Madre apareció, tenía en Su mano una espada y con Su pie pisaba una pequeña serpiente que estaba viva y se movía. Ella colocó la punta de Su espada sobre la cabeza de la serpiente y dijo:

 

¡La hora está llegando, la hora de la Redención!

 

Cuando Ella terminó de decir estas palabras, apareció la escena de una batalla entre los ángeles de la luz y los ángeles del mal.

Luego desapareció la serpiente y aparecieron las rosas en Sus pies.

Ella comenzó a orar y pidió que Fray Artur y yo la acompañáramos. La oración decía así:


          Espíritu Santo,

Misericordia para las mónadas que están dormidas.
 

 

Íbamos en la cuentas número 77 cuando dijo: “Última vez”. A cada oración Ella se encendía más en luz y resplandecía.

La Madre Divina dice:

 

Ahora soy Yo quien hablará, hijo.

Hoy, les traigo aquí la historia de las tribus de Israel, la cual deben recordar porque Yo pertenecí a una de ellas, como la Madre del Redentor.

Deben recuperar la pureza original, la cual nació una vez y hoy está perdida. Por eso vengo como el Ave de la Paz, para que encuentren la luz en sus corazones y se animen a llegar a Mí.

Hoy vengo a pedirles que aquí, dentro de este círculo, planten flores serranas de esta región, para que Mis ángeles las cuiden y ustedes las protejan. Ellas brotarán a su debido tiempo y serán el símbolo de Mi presencia eterna junto a sus oraciones.

Gracias por responder a Mi llamado, al llamado de orar Conmigo.

Hoy les entrego Mi orandio de la Paz.

 

Fray Elías: Ella está ofreciendo un orandio que está entre Sus manos. La Madre Divina está emanando un intenso aroma a rosas.

Nos está pidiendo que oremos una oración que transmitió durante Sus apariciones en Uruguay, para que aprendamos a glorificar Su Presencia aunque no la veamos. Ella dice:

 

Pero ahora vamos a orar para que me sientan.

 

Fray Elías: La oración es la siguiente:


    Bendita Tú eres,

entre todas las criaturas

porque fuiste concebida

por una Gracia Mayor.

 

Todos oran por siete veces la oración.

 

Fray Elías: La Madre Divina dice:

 

Por la Luz Divina que desciende desde el Padre, en el Nombre del Padre, del Hijo y del Espíritu Santo. Amén

 

Fray Elías: Ella fue colocando sobre cada uno, una corona de rosas y caminó por encima de nuestras cabezas bendiciéndonos.

La Madre Divina dice:

 

Yo Soy la misma de ayer y de hoy. Vengo a pedirles que oren por Oriente y por Occidente, por todos los seres que viven en el frío interior y que no se dejan encender por Mi Corazón. Por eso ahora estamos orando juntos, para que Mi Padre escuche esta plegaria.

 

Fray Elías: Ella está pidiendo, a todas las personas que están aquí, a la izquierda del árbol, que se aproximen con mucha armonía, que se acerquen más.

Ella quiere hacer un pedido a todos los que están presentes. Ella quiere que se funde aquí, unido a Ella, una oración perpetua hasta el día 22 de diciembre de 2012.

Dice que el día 8 de agosto de 2012, Ella dirá por qué ha hecho este pedido. Ella dijo:

 

Quien confía en lo inmaterial, descubre lo desconocido; descubre Mi Luz y está en Mí.

 

Fray Elías: Giró hacia el costado para observarnos y nuevamente nos está ofreciendo Su orandio de la Paz, para que encontremos la luz en el camino.

La Madre Divina dice:

 

No se inquieten por lo que sucederá y oren. Es urgente Mi llamado por la Paz y por la protección.

Si sienten alguna vez los corazones tristes, elévense hacia Mí y encontrarán sublime descanso, el cual es desconocido para ustedes porque no es de este mundo, viene desde los Cielos.

Yo Soy la misma Madre de Fátima y de Medjugorje, la misma Señora Aparecida, soy la Gran Señora de los Cielos, la Madre de los ángeles y de todos Mis hijos, los que Dios me ha encomendado para el fin de este tiempo.

Por eso he aparecido en Lourdes, Fátima, Medjugorje y Guadalupe, y ahora estoy aquí en dos lugares a la vez. Esa es la verdadera omnipresencia que deben vivir dentro de un mundo de caos y de dolor. Sepan todos los que se aferran a Mi manto de protección, que Yo estoy con ustedes aliviando sus caminos.

Cuando las luces internas se apaguen y cuando los Centros de Luz se recojan, será hora de que lo aprendido se manifieste, será hora de que se unan a Mí con confianza para saber qué hacer a cada momento.

Estoy aquí sobre este árbol, posando Mis pies, que son los Pies de Dios, los que han caminado por el mundo, desde hace siglos, trayendo la Paz. El Señor me ha encomendado aparecer a ustedes por una gran confianza, una confianza que desconocen.

Otra es la Ley que está sobre Mí y hoy sobre ustedes, la cual nunca deben olvidar y siempre recordar en los momentos de oscuridad. Recuérdenme como la Paloma de la Paz, la Guardiana del Gran Espíritu, la que llama a las almas sin descanso.

 

Fray Elías. Ahora, Ella manifiesta en Su mano izquierda, desde Su Corazón, una pequeña rosa de un color rosado transparente. Esa rosa emana una esencia de aroma y de energía.

La Madre Divina dice:

 

¿Por qué aparezco sobre los árboles?

Porque ellos representan la sabiduría de Dios, y a pesar de lo que acontezca aquí abajo, ellos se elevan porque confían en lo Alto.

Este, es un árbol sin fruto, no es lo mismo que el naranjal, el cual quita la sed; este irradia sabiduría, paz, quietud; irradia otra ley diferente a la del árbol en Fátima, diferente a la ley que se irradia en Lourdes o en Medjugorje.

¿Nunca se han preguntado por qué desciendo sobre las altas cumbres?

Para retornar a Dios, recuerden a los patriarcas.

No justifiquen sus pensamientos, entréguenlos a Mí para que Yo los purifique y para que encuentren en lo invisible el nuevo sendero, el camino del corazón.

Muchas almas están caídas porque la oración es débil y no se fortalecen. Por eso les pido que oren junto Conmigo, como a los pastores en Fátima, los cuales con su pureza original, detuvieron las grandes guerras por confiar en Mi llamado que también era inmaterial.

Solamente les estoy pidiendo que cumplan, la libertad de hacerlo está en cada corazón. Yo soy la Madre que aguarda en el silencio, que escucha y resguarda a todos.

Esta Nación debe redimir el gran mal sobre los Reinos (Reino Mineral, Reino Vegetal y Reino Animal), por eso Dios me ha encomendado a que oren antes del tiempo final.

Saben que la Justicia Divina, no es rígida, es Ley; es la Ley de los antiguos pueblos de Israel. Todos han pasado por el mismo yugo. La Ley es Amor, y el Amor es Ley. Todo duele en la materia, en el corazón, en la consciencia. Sólo sigan a la Ley y seguirán el amor, y verán nacer la Luz entre las tinieblas.

Yo estoy aquí como Vuestra Madre, para que sepan que les abro el camino sin dolor, porque Dios los ama y les confía Mi Voz. Este es el gran milagro de los tiempos: que Yo me aparezca en dos lugares a la vez.

Es el tiempo del cierre de un ciclo.

No coloquen sus corazones en lo que sucederá, sino coloquenlo en las oraciones. Las oraciones son mantras y los mantras son oraciones. Ahora, deben expresar el Verbo Divino, el cual desciende de Mí, desde el principio, Yo como María, la Madre de Jesús. Así nació Mi devoción, en la confianza a la Plenitud de Dios, al responder a Su Llamado cuando los Arcángeles me visitaban.

Vengan aquí Mis hijos, los que vinieron del Centro de Redención de Aurora.

 

Fray Elías: Los residentes de Casa Redención que están aquí, ¿pueden acercarse, por favor?

 

En ese momento, todos los residentes de Casa Redención que estaba en Figueira se acercaron al árbol, excepto una hermana.

 

Fray Elías: La Madre dijo que falta una de sus hijas, que sabe que a ella le cuesta creer porque no la ve, pero que Ella está trabajando en su corazón y que está a tiempo de escuchar Su Voz. La Madre Divina le dice:

 

No soy Yo quien te llama, sino que es algo que está sobre Mí. Confía.

 

Después de este llamado, esta hija se aproxima del árbol. Entonces Fray Elías se dirigió a este grupo diciendo:

 

Fray Elías: Vamos a repetir junto con Ella la siguiente oración:


Espíritu Santo,

Misericordia para las mónadas que están dormidas.

 

Se reitera diez veces la oración.

 

Fray Elías: Agregó otra parte a la oración:


Espíritu Santo,

Misericordia para las mónadas que están dormidas

y Luz para las almas que caminan.

Amén.

 

Todo el grupo repite siete veces la oración completa.

 

Fray Elías: Ella pregunta si sintieron la oración que estaban haciendo. (Silencio, nadie responde). Ella pregunta “¿sí o no?”.

 

El grupo dice “Sí” de forma audible.

 

Fray Elías: La Madre Divina está sonriendo, y dice que esta oración nos va ayudar a trabajar con la energía de la Divina Trinidad para el fin de este tiempo. Dice que no es una oración religiosa, sino que, como fue dicho: es una re-ligación con Dios. Dice que, cuando oramos, se dice mucho en pocas palabras; que los Cielos escuchan y que Ella también.

A los residentes de Casa Redención la Madre Divina les dice:

 

He venido para decirles, Mis queridos, que deben estar de nuevo en Noviembre en Mi segunda casa para recibirme y para llevar Mi Voz a través de los cánticos que serán ofrecidos al Padre durante ese período.

Cada uno recibió lo que tenía que recibir, y ahora es hora de caminar en confianza a Mí por esta nueva senda que es desconocida. Yo estoy aquí, extendiéndoles Mi mano a cada uno de ustedes.

Yo Soy la Madre de la Paz y quiero brotar en sus corazones. Antes del fin del tiempo deben retornar a Él, que está en lo Alto, a través de Mi oferta.

 

Fray Elías: Ahora, la Madre Divina se dirige a todos los presentes:

 

A todos les pido que no se olviden de la simplicidad de las músicas que se manifiestan aquí en la Tierra, que resuenan en los Cielos; y que en la antigüedad, el único instrumento era la voz.

 

Fray Elías: Vamos a orar todos juntos y por una vez, la “Oración a la Madre Universal”, activando la fe del corazón, así dijo, ¡la fe del corazón!.

 

Todo el grupo ora.

 

Fray Elías: La Madre Divina dice:

 

Dentro de los lugares oscuros, Yo estoy presente, porque los amo.

 

Fray Elías: Dijo que mañana al mediodía estará más glorificada, para todos aquellos que se abran aún más para sentirla. Dice:

 

Mi hora ha llegado para retornar al Reino.

Sigamos en oración.

Estoy contigo, no temas.

Yo Soy la Divina Concepción de la Trinidad, la concebida por una Gracia Mayor.

Vean en sus corazones Mi espíritu.

Gloria en las alturas y amor para las criaturas.

En el Nombre del Padre, del Hijo y del Espíritu Santo. Amén.

 

Fray Elías: Ahora se está elevando y desapareciendo lentamente. Podemos apagar las velas.

 

Madre Shimani: Ella nos pidió que volviéramos a cantar lo que cantamos siempre, para despedirla.

 

Todo el grupo entona el cántico “La Mujer que nos guía”.

 

- Fin de la aparición -

    ***

 

Sep

10

Sábado, 10 de septiembre de 2011

Aparición Extraordinaria
APARICIÓN DE LA VIRGEN MARÍA EL 10 DE SEPTIEMBRE DE 2011 EN EL CENTRO MARIANO DE FIGUEIRA, MINAS GERAIS, BRASIL. AL VIDENTE FRAY ELÍAS DEL SAGRADO CORAZÓN

El grupo, en este segundo día de Apariciones, se reunió a la 19.00 para comenzar el trabajo de oración.

Anochecía, y en este día tampoco había sillas. La subida a la Colina de las Apariciones fue muy armoniosa. Todos los presentes llevaron velas encendidas, lo que despertó, de forma muy simple, la devoción y la alegría.

Madre Shimani, José Trigueirinho, Fray Artur y Fray Elías se ubicaron delante del árbol en que la Madre Divina apareció el día anterior. Desde allí, Madre Shimani invitó a comenzar el trabajo de oración.

Pasadas varias cuentas se percibió un cambio en el  ambiente. Fray Elías y Madre Shimani se pusieron de pie, indicando que la Madre Divina había llegado.

Luego, Madre Shimani transmitió un pedido de la Madre Divina, que invitaba a todos los niños presentes en la Colina a aproximarse del árbol.

Muchos niños se acercaron y se sentaron al pie del árbol, en el suelo. Todos ellos permanecieron en profundo silencio durante toda la aparición, sin que ninguno llorara, ni aún los más pequeños. Muchos de ellos se durmieron mientras se cantaba el “Ave María”.

Se pidió luego, que las hermanas de la Red Fraternidad de Oración, se aproximarán al árbol, donde se unieron en oración a Fray Elías, mientras Madre Shimani entonó el cántico “La Mujer que nos guía”.

Finalizado el cántico, comenzó la transmisión del mensaje.

 

Fray Elías: La Madre Divina está pidiendo que nadie se mueva, que todos se aquieten.

Ahora vamos a relatar lo que ha sucedido, pues mientras orábamos, se manifestaron algunas imágenes en el cielo:

Primero, aparecieron tres ángeles en oración, con orandios en sus manos. Después de un tiempo, apareció en el cielo un triángulo de luz dorada, el que permaneció por mucho tiempo, y parecía que con su luz, su intensidad y su brillo rasgaba el plano material.

En otro momento, aparecieron dos ángeles con una cruz cristiana. Estaban uno de cada lado de la cruz, sosteniéndola con sus manos. Era una cruz dorada, que presentaban a nosotros.

Más tarde, Ella indicó que mirara al cielo, donde apareció el planeta Tierra en tamaño pequeño. El planeta estaba dentro de este Universo local, dentro del Sistema Solar. Entonces vi que nuestro planeta era invadido, desde afuera, por fuerzas oscuras. En ese momento aparecieron los ejércitos Arcangélicos que venían hacia el planeta para asistirlo.

Después, el planeta apareció rodeado por un gran orandio, y María nos dijo:


Si no oran, no llegarán a Mí; no llegarán a los Cielos.


En ese momento fue que Ella pidió que se aproximarán todos los niños y que se entonara el cántico “Ave María”.  Mientras se cantaba, Ella bendijo a cada uno de ellos.

María, se colocó sobre el árbol, viste de blanco, está rodeada de una energía muy blanca y se ve, en el centro de Su pecho, Su Corazón del color de la sangre, un Corazón que palpita constantemente.

Ahora, en el silencio, nos está observando, nos contempla.

La Madre Divina dice:
 

Gracias por responder a Mi Voz, Yo Soy la Madre de la Paz.

Espero que hayan comprendido Mi mensaje, por eso he venido aquí.

Los corazones abiertos perciben Mi Corazón Sagrado.

He anunciado Mi Voz en muchas partes del mundo y muchos hijos, al igual que ustedes, me están respondiendo en la Fe.

Hoy he venido para que oremos juntos el “Ave Luminosa” y para que sus corazones se abran más a Mi Corazón que resplandece dentro de los suyos, que busca refugio dentro de ustedes, para que se unan a Mí en esta tarea.

Hoy he venido para decirles que muchas palabras se han dicho a lo largo de este día sobre Mi Divina Concepción, y que estoy aquí para que encuentren la Paz tan sólo por unos momentos, por unos segundos, para que sus corazones se abran y Me sientan, y sus pensamientos se calmen y encuentren refugio en Mí, como Yo busco refugio en ustedes.

Hoy les muestro Mis estrellas.

 

Fray Elías: Ella está mostrando Su Corona de estrellas, donde aparece la palabra MIRNA-HE. Continúa:

 

Este es el Espíritu Santo Inmaculado, el cual nació en Mí.

Yo broté desde la Fuente, para todas las criaturas.

Yo Soy la Mensajera de los Planos, la que anuncia la Voz en el universo, al igual que Mi Hijo, el Redentor.

¿Quieren saber para qué he venido y por qué estoy aquí?

Para que oremos, porque es necesario. Para que se abran las Puertas del Cielo, en este lugar, en esta región, en este Mi amado país.

El ángel de Brasil les anuncia Su llegada, pues Yo le he encomendado que esté presente en este momento para protegerlos y ampararlos, para que encuentren el escudo en lo inmaterial, en la luz de los ángeles.

¿Por qué llevan esta llama (1)? ¿Por qué se las he pedido?

Para que vean que Mi Luz está en sus corazones, brotando como el manantial que brota desde la tierra para saciar la sed de los corazones que están cansados y que aún no se han redimido.

Coloco, en este momento, al Espíritu Santo sobre sus consciencias, para que sepan a dónde retornar o en dónde refugiarse en este tiempo final.

Mi Voz está terminando en Medjugorje, y también terminará aquí el próximo año.

Quiero que las dos naciones (2) se consagren a Mi Inmaculado Corazón. Yo sé que muchos me siguen desde hace tiempo, pero es necesario más para alcanzar Mi Paz, la que quiero entregarles antes de que la Bestia
llegue, para que ella no encuentre refugio en los corazones cansados.

Por eso enciendo Mi Célula de Luz en sus corazones, para que encuentren descanso y alivio. Porque Yo soy la Madre de la Paz, la Protectora de sus almas, la que anuncia la Nueva Profecía para los que la quieran escuchar. Esta profecía no viene de Mí, viene del Creador.

Pues Yo me anuncio a ustedes antes de que el Maestro regrese en carne viva, en alma, en espíritu y en divinidad sobre este planeta, dentro de la humanidad. Muchos lo reconocerán, otros se distanciarán, porque no será más el Jesús vivo, será la Nueva Consciencia Universal que traerá un amor que irradiará a los corazones que se acerquen a Él, aunque no lo vean. Pues primero viene Mi Mensaje, antes de que Él llegue. Saben que Él es el camino, ya se los ha dicho; pero hoy Me ha pedido que lo repita a sus consciencias.

Estaré aquí, como he dicho hasta el día 15, para todos aquellos que se animen a encontrarme en lo invisible, aunque no vean todo lo que están recibiendo. Mas lo verán al fin de este tiempo, cuando Yo aquí no esté, sino que esté aguardándolos en oración, para que se acerquen a Mi Corazón Inmaculado, en el Reino en el cual Me encuentro para recibirlos y protegerlos.

 

Fray Elías: Ahora, Ella tomó una jarra con agua que vierte sobre sus pies. Dice:
 

Esta es la bendición que quiero entregarles. Quiero que la misma Fuente que me ha bañado y lavado desde el principio, desde el origen, brote en ustedes, no sólo como un manantial, sino como un atributo de vida para los que viven en la oscuridad.

Ustedes hoy tienen encendidos sus corazones, no porque Yo este aquí, sino porque han confiado en Mí.

Oremos.


Fray Elías: Vamos a repetir, frase por frase, la oración “Ave Luminosa” para que aquellos que no la saben la puedan aprender.


Se realiza la oración. Después se entona por algunas veces la frase “Ave María”.

Pasados algunos minutos, Fray Elías pide silencio y continúa diciendo:

 

Fray Elías: La Madre María, dijo que han sido rescatadas un millón quinientas mil almas. Almas que comenzaron a ser rescatadas, por Ella, en Aurora mediante la oración.
Nos pide que continuemos con ese espíritu de colaboración. Son almas, que en este momento, están siendo encendidas, y que ha venido desde el corazón de la galaxia, para elevar a estas almas. Ella nos dijo:



¡Algún día comprenderán lo que les digo!


Fray Elías: Cuando se cantó “Ave María”, la Madre encendió una pequeña llama luminosa sobre nuestras cabezas. Mostró que algunas llamas eran más luminosas y otras más opacas, estas últimas comenzaron a encenderse lentamente.

Ella dijo que el Espíritu Santo llega a la humanidad de diferentes formas, que Él tiene muchas faces y que no todas son conocidas; es un Espíritu que, en este mundo, se hace sentir para los que creen en Él.

La Madre Divina dice:


Porque es el mismo Espíritu el que me permea a Mí y los permea a ustedes. Primero entra en la esencia y hace brotar la luz, después se expande sobre todo el corazón hasta elevarse hacia la consciencia, la cual encuentra una nueva sabiduría que nunca había sentido ni escuchado, que nunca había despertado en su interior. Ese es el Espíritu transformador, el cual llega, en este tiempo, a través de Mí, para prepararlos para el nuevo ciclo.

Como en Aurora, quiero que construyan, al costado de este árbol, un gran campanario, el cual anunciará el prenuncio de la Paz para el fin de este tiempo cercano al año 2012; donde más profecías se revelarán para el mundo, para muchos seres que escuchan Mi llamado.  Este campanario será tocado todos los días, por un ser orante a cada semana, con el mismo ritmo que fue pautado en Aurora: a las 6.00, a las 9.00, a las 12.00, a las 15.00 y a las 18.00 horas.


Fray Elías: Esos son, dice la Madre Divina, los diferentes momentos del día donde desciende Su Consciencia al planeta. Continúa:


Quiero ver un camino firme para los peregrinos, para todos los que viven Mi hermandad, al igual que la de todas las Jerarquías, para que puedan subir hasta aquí y ascender hacia Mí, porque Yo aquí los encontraré.


Fray Elías: Dice que estará aquí hasta el día 15 de Septiembre y que volverá a partir del mes de Noviembre, los días 25 y 26 de cada mes hasta el mes de Mayo. El día 8 de Junio de 2012 será su última aparición en esta región. En Aurora, su último anuncio será el día 8 de Agosto de 2012.

Dijo que quiere que estas dos naciones, Brasil y Uruguay, sean Su epicentro de oración, que sustenten el Cono Sur, que sustenten a Argentina, Chile y Paraguay.

Ella aún está presente, y nos observa. Detrás de Ella se ve el triángulo de luz dorada que se presentó al comienzo. A cada lado de ese triangulo, han aparecido dos triángulos más, formando una línea de tres triángulos. Luego, aparecieron otros dos triángulos, que se ubicaron junto a los otros tres, formando una cruz de brazos iguales.

La Madre Divina dice:


Yo soy la Madre de las Gracias, para aquellos que se abren a Ella, Gracia Superior, que es una Gracia Divina. Gracia con la que muchos de los que están aquí han sido tocados antes, en otro tiempo.

Estar aquí, sobre este Centro, es una Gracia y que Yo esté aquí es una Gracia Mayor, la cual sé que no comprenden, pero que sí la sienten, porque una vez fueron tocados por Mí.

Bendigo hoy a todos Mis niños, los pequeños, porque serán la columna fuerte de Mi Corazón para los tiempos de caos; y sus ángeles, que resplandecen, serán conocidos por todos ellos, porque esos ángeles han sido enviados junto a ellos para que cumplan una parte de Mi Paz, por más que Mis niños, estos pequeños, sigan otros caminos que no sean igual a este.

Hoy estoy aquí más manifestada para que me sientan por más tiempo, pues he intercedido por ello, por los que no creen. Dejo sobre éste árbol, Mis rosas.


Fray Elías: La Madre, tomó las rosas que tenía sobre Sus pies y las dejó en el árbol; son rosas doradas. Y dice:


Hago esto para que este fiel compañero, el árbol, guarde Mi energía maternal y la irradie a todos los rincones de esta nación que necesita de Paz por más que crea en Mí desde hace tiempo.

Yo soy la mensajera para sus corazones y, como en Medjugorje, quiero ser el eco de una Gran Voz en cada interior.


Fray Elías: Ahora, la Madre María está encendiendo las Estrellas que están en Su Corona en un color celeste brillante.

Aparece una letra más en MIRNA-HE: la letra N en celeste, dice MIRNA-HEN. Explica que significa que el Espíritu Santo está cumpliendo una última fase en este ciclo. Dice:



Yo los llamo, porque están a tiempo de recibir el Espíritu Santo en sus corazones, a través de Mí.

No crean, simplemente, que Yo estoy aquí, sino crean en sus corazones y en la luz que una vez alcanzaron por el ejercicio de la oración y del esfuerzo.

Sepan que Yo estuve aquí como María, la Madre del Mesías. Soy el Ave de la Paz, Universal e Inmaculada para todos ustedes y para Mis hijos de todas las razas de este mundo y de otros mundos.

Mi Ave de Luz desciende hoy sobre ustedes, para que encuentren descanso después de haber caminado tanto buscando la Luz. Yo me encuentro en cada corazón que no se resiste a una Madre Prodigiosa. Soy el Ave de la Misericordia y les entrego Mi energía maternal y protectora para que caminen en la noche oscura.


Fray Elías: Ahora, está irradiando desde el centro de Su Corazón dos rayos, uno rosa y otro azul, y los proyecta hacia el suelo.

Pide que repitamos la siguiente oración:

        Misericordia
        para los que aún no se han redimido.

Misericordia
         para los que no viven en paz.

        Misericordia
        para los que aún duermen.

        Misericordia
        para todos los Reinos,
        que también son Mis Hijos.

        Misericordia
        para los que aún no se han abierto.

        Misericordia para el mundo entero.

        Madre Sagrada,
        establece Tu Puerta de Paz.

     Amén

 

Fray Elías: La Madre nos dice que está siendo muy compasiva, así como instructora. Que nos está enseñando a hablar y a orar a través de Su Rayo de Amor y de Paz.

Dijo que sabe que muchas almas que están aquí, tienen muchas preguntas para hacerle y que Ella está dispuesta a escucharlas, primero en el silencio.

Ahora, colocó Sus manos en señal de oración y dijo que la hora le está indicando el momento de Su retorno al Cielo, que mañana volverá aquí para encontrarnos renovados en la fe y en la confianza a Lo Mayor, al Universo.

A media voz vamos orar junto a Ella la “Oración a la Madre Universal” por algunas veces.


Se realiza la oración algunas veces.
 

Fray Elías: Antes de partir, la Madre Divina dijo que contestará una pregunta a tres personas, personas que Ella señaló. Dice que debemos estar tranquilos y en paz. Deberá ser una pregunta realmente necesaria, porque, según dijo, es una oportunidad celestial.

Saldré a buscar a esas tres personas y nos vamos a mantener orando la “Oración a la Madre Universal” a media voz.


Fray Elías sale a buscar a esas tres personas. Luego, ellas se aproximan y se colocan al rededor del árbol en silencio.

Cada una de ellas, en voz baja hace una pregunta y Fray Elías transmite la respuesta de la Madre Divina, mientras todos los demás se mantienen en oración.
Después de la última respuesta, Fray Elías pide silencio y dice:



Fray Elías: La Madre Divina dijo que hasta el día 15 se deben realizar grupos de oración de hora en hora, para orar dentro de la Casa de Oración. Esos grupos serán formados por siete personas en los que deberán estar incluidos los pioneros de Figueira, los que están aquí desde el comienzo. Se orará desde el amanecer hasta el anochecer, hasta la hora de Su aparición aquí, a la hora 20.00.

Dijo que llamó a esas tres hermanas para que comprendamos cómo es Su Gracia, y que Dios le ha permitido que cada uno de nosotros escriba en un papel una pregunta. De todas esas preguntas se extraerán tres, las que serán leídas por Madre Shimani y que Ella contestará. María nos pide que sean preguntas esenciales para la vida.



La Madre Divina dice:

Estoy intercediendo ante algo Mayor, lo que nunca ha sido permitido por el Universo. Día a día, hasta el día 15, contestaré tres preguntas por día. Es importante que todos los que tengan alguna pregunta, lo hagan en sus oraciones, para que le demos oportunidad a los que tienen verdaderas urgencias.

Me elevo y dejo hoy Mi Corazón para que duerman con Él, un Corazón Inmaculado que viene desde los Cielos para que encuentren la Paz en el camino que están recorriendo.

Yo estoy fundando aquí una nueva Consciencia Universal, no una Iglesia. Los campanarios son para los devotos de los cielos cósmicos, para los que quieren recibir la luz de las estrellas, las cuales irradian los rayos que vienen desde la Fuente a través de Mi presencia aquí y la del Redentor.

Gracias por responder a Mi Llamado.


Fray Elías: Ahora vamos a cerrar con el cántico “La Mujer que nos guía”.

Podemos apagar las velas.

Vamos a permanecer en sintonía porque todavía Su Energía está presente, irradiándonos mucha luz.

 

- Fin de la transmisión -

***

 

 

(1)  La Madre Divina se refiere a la llama de las velas.

(2)  La Madre Divina se refiere a las naciones de Brasil y Uruguay.

 

Sep

09

Viernes, 9 de septiembre de 2011

Aparición Extraordinaria
Aparición de la Virgen María el 9 de septiembre de 2011 en el Centro Mariano de Figueira, Minas Gerais, Brasil. al vidente Fray Elías del Sagrado Corazón

Como fue pedido el día 5 de septiembre, y respondiendo al llamado de la Madre Divina, un grupo de aproximadamente mil quinientas personas, se dirigió al “Morro de Cristal” (1) a la hora 9.

La Colina de las Apariciones se localiza en un lugar silvestre, donde casi no circulan personas. Para llegar a lo alto de la Colina, es necesario subir por un camino de tierra, con una pendiente pronunciada y abundante vegetación nativa. Ese día, el firmamento se presentó despejado, sin ni una sola nube, y el Sol, radiante, elevaba la temperatura a cada minuto.

Como el Llamado de la Madre Divina fue imprevisto, el lugar no pudo ser acondicionado para recibir a un grupo tan grande. La vegetación hizo que la mayoría de las personas se mantuviera de pie, mientras algunos pocos buscaron un espacio en medio de los arbustos y del pasto crecido para sentarse. Todos, superando el calor y la falta de comodidad, se dispusieron a recibir a la Madre Celestial.

Por otro lado, un pequeño grupo se ubicó en la parte más alta de la colina, ese grupo estaba integrado por Madre Shimani, José Trigueirinho, Fray Artur, Fray Elías, y algunos otros hermanos.

Madre Shimani hizo una breve introducción, explicando qué sucedería y cuál debía ser la actitud adecuada para recibir a la Madre Divina.

Entonces, comenzó el trabajo de oración que se extendió por un largo tiempo. Cuando se percibió la aproximación de la Madre Divina, las voces femeninas entonaron el “Ave María”, mientras las masculinas continuaron en oración.

Pasados algunos minutos, Fray Elías se colocó de pie, señal que indica que la Madre ha aparecido, y dirigió su mirada hacia un punto en el cielo. Se lo veía profundamente concentrado y compenetrado contemplando a la Madre Divina.

Un tiempo después comunicó al pequeño grupo que estaba junto a él, lo que la Virgen le transmitiera, y en ese momento todos descendieron desde lo más alto de la colina hacia donde se encontraba todo el grupo de personas. Fray Elías se dirigió, apresuradamente pero en profundo silencio y concentración, hasta un árbol que se encontraba en medio de un gran grupo de personas en oración.

Cuando todo el grupo se reorganizó nuevamente al rededor del árbol se interrumpió la oración y se hizo un profundo silencio, y así, todos esperaron en estática y reverente quietud.

 

Fray Elías: La Madre Divina apareció sobre la Colina, acompañada de dos ángeles y dijo:

 

La Voluntad del Señor es que Yo este entre todos Mis Hijos, por eso descenderé.

 

Y en ese momento descendió de la Colina y se colocó sobre este árbol.

Apareció como la Reina de La Paz, y envolvió el árbol con un gran orandio, entonces dijo:

 

¡Mi Paz para todo el Brasil!

 

He venido para pedirles que estén aquí, del día 9 hasta el día 15, pues vendré todos los días a las 20.00.

 

También, nos pidió que durante todos los días de ese período, vengamos en procesión, en una ceremonia con velas, para encender a las almas que están afligidas.

 

La Madre Divina dice:

 

… Ahora Yo hablaré....

Queridos Míos, ¡Cuantas almas preciosas se reúnen en torno a Mi manto! Yo los estoy protegiendo. Soy la Reina del Amor, la Redentora de almas después de Cristo.

Hoy me anuncio a ustedes como la Reina de la Paz, la Protectora y Guardiana de los Corazones, La que escucha el llamado de las almas y de todos aquellos que quieran retornar a Mí.

Estoy aquí, para pedirles que vengan en procesión hasta aquí, no por ustedes, sino por los que están dormidos y no reciben la Gracia como hoy la reciben ustedes en sus corazones.

Hoy, abro Mis brazos para sembrar en ustedes Mi Corazón.

 

Fray Elías: Ella está abriendo Sus brazos e irradiando mucha luz hacia nosotros. En el centro de Su pecho, está pulsando un Corazón de Luz rosada.

La Madre Divina dice:

 

Vean Mi Corazón (lo señala con Su mano derecha), Él carga con espinas, Él debe ser curado por las oraciones.

He venido aquí para fundar un Centro de Oración permanente, diurno y nocturno, por la Paz y por la elevación del mundo.  Este es Mi último aviso, ya lo comprenderán.

Vean que Yo soy la Madre de todos ustedes, la que los levanta cuando caen; especialmente levanto a aquellos que se olvidan de Mí y que no responden a Mi llamado porque no me ven.

Ahora, Yo estoy aquí entre ustedes, para acogerlos y acompañarlos, para que tengan confianza en Mí, para que sigan Mi camino de Paz y de Salvación. Estoy llamando a los que se han comprometido Conmigo, desde la antigua Nazareth hasta la Nueva Jerusalén.

Somos una sola voz que debe ascender a los Cielos, para que el Padre responda con Sus Gracias a todos sus corazones. Yo estoy aquí como la Intercesora de las Almas.

Les pido que vengan aquí durante la noche, porque Mi Presencia será más nítida y en sus corazones se reflejara más.

¿Será que ustedes se animarán a responder a un Llamado inmaterial, a Mi Voz Divina, durante estos días?

El Señor me entregó a ustedes y Yo los entrego al Padre, porque ya es la hora. Estamos en el último tiempo, en el tiempo de cruzar el portal hacia la Luz y la Redención.

Elevo hacia ustedes y coloco sobre sus seres Mi Corona de Estrellas, que simboliza las doce puertas que serán abiertas hacia este cercano futuro de la Nueva Humanidad. Cada estrella representa un designio que descenderá desde los Cielos sobre este mundo dolorido.
 

Fray Elías: Ahora, está mostrando un orandio pequeño, que tiene una medalla y una pequeña imagen en plata, es la imagen de Padre Pío.

La Madre Divina dice:

 

Éste (Padre Pío), es el que regirá sus almas, un fiel compañero. Como Yo estuve en Él, así estoy en ustedes, aunque no Me sientan y poco comprendan Mi llamado.

Abran sus corazones, los estoy llamando para que respondan a la Voluntad Mayor, que ahora está descendiendo sobre este lugar. Quiero poder penetrar los corazones quebrados, los que no Me sienten desde hace tiempo y no confían en la Madre de Dios. Yo los estoy llamando una vez más, para que retomen el camino hacia Cristo, el Redentor.

Ya lo he dicho: la Misericordia está en el último tiempo, antes de que los ángeles abran la puerta de la Justicia Divina sobre este mundo y otros.

Todas las razas que están separadas, serán un solo pueblo para el fin de este tiempo; porque Me verán caminar sobre varios continentes, en donde Mi Paz se encenderá, dentro del caos.

Ahora, Yo los invito a que comulguen Conmigo, a que confíen en Mi Inmaculado Corazón, el mismo que nació en Oriente.

Ahora ya estoy aquí, desde los Cielos, resguardándolos y protegiéndolos con Mi amor, por más que no Me vean. Yo soy la Madre que todo observa en cada interior, más en aquellos que se esconden de Mí, porque temen confiar en Mí.

He venido aquí para consagrar este lugar como un Centro de Peregrinación, como un Centro de rescate de almas y de apertura de corazones caídos. Ustedes deben ser las columnas de esos corazones, para que ellos revivan y renazcan en Cristo, que los aguarda, porque aún Él tiene sed. Ustedes deben ser el manantial para sus hermanos, para aquellos que se niegan, para aquellos que sufren en sus incomprensiones, para aquellos que cierran sus corazones. Para todos ellos, deben abrirse a la Divina Paciencia, la cual Yo vivo desde hace siglos.

Yo soy la Madre de la Misericordia y quiero traerles la Paz para este tiempo final.

Se ha escrito mucho en los Libros Sagrados que están en los Cielos sobre el mensaje del Señor a lo largo de los tiempos, tiempos que se unirán en uno solo, para aquellos que se unan a Mí en oración y en Paz.

Les dejo Mi Corazón Maternal, para que lo sostengan con sus manos en los tiempos de tribulación y de pruebas, pues quien confía en Él será salvo y no saldrá de la senda, ni de Mi rebaño.

La Voz de Dios desciende a través de Mí, porque Yo Soy Su Sierva al igual que ustedes, aunque ustedes no lo crean.

Todos tienen un compromiso a cumplir Conmigo y con el Señor. Elevo Mi Voz hacia el Cielo como una gran plegaria, para que encuentren la Luz y la Paz para este tiempo.

El último día, diré qué es lo que más quiero para este lugar y para esta nación, a la cual amo con predilección porque sé que responde a Mi Voz desde hace tiempo.

No teman a los juicios ni a las persecuciones, porque los 144 mil deben despertar, antes de los 72 que Yo enviaré sobre este mundo.

Abro hoy Mis brazos para acogerlos.

 

Fray Elías: Ella está abriendo Sus brazos y extendiéndolos hacia abajo. Esta proyectando una luz blanca desde las palmas de Sus manos y el árbol está siendo envuelto por una energía blanca brillante.

La Madre Divina dice:

 

Hoy me enciendo dentro de sus corazones para que me escuchen, pues no es Mi Voluntad sino la que está más allá de Mí.

 

Fray Elías: Ahora está señalando hacia arriba, donde hay Cielos abiertos de un color celeste; continúa diciendo:
 

Este es Mi emblema de Paz, Mi Corazón Sagrado, el cual siempre deben anhelar a pesar de todo y deben buscarlo cuando todo está a oscuras; pues saben que Yo allí estoy cuando oran Conmigo, cuando no se cansan de orar y de hablar Conmigo. Así pasará la tiniebla y no los tocará, pues estarán en oración Conmigo, perpetuamente.

 

Fray Elías:  Ahora Ella está elevando Su mirada hacia el cielo y colocando Sus manos en señal de oración, y pide que todos hagamos lo mismo. Dice:
 

Vamos a orar por las almas que están en los suburbios oscuros y que no reciben la Gracia que ustedes están recibiendo.

Ustedes tienen hoy consciencia de Mi presencia, pero Yo debo ir a todos esos lugares donde la Paz no se encuentra y donde las cadenas aún no se han quebrado porque Mi Luz no ha entrado; ella solo entrará por intermedio de sus oraciones.

 

Todo el grupo ora una oración que la Madre Divina transmitió en sus apariciones en Uruguay:
 

Bendita Tu eres
        entre todas las criaturas,
        porque fuiste concebida
        por una Gracia Mayor.
        Amén

 

 

Mientras se realiza la oración, algunas personas del público se retiran, descendiendo de la Colina.

 

Fray Elías: La Madre Divina dice:

 

¡Recuerden, todos aquellos que se alejan de Mí, que Yo estuve aquí para llamarlos!

Gracias por responder a Mi Llamado.

Yo soy la Divina Concepción de la Trinidad.

Por el Poder Divino del Espíritu Santo y de la Gracia Sublime de Dios para todos los corazones, en el Nombre del Padre, del Hijo y del Espíritu Santo. Amén

Cantemos, para que los corazones se alegren, una canción que nació en Aurora.

 

Todos los presentes entonan  el cántico “La mujer que nos guía”, en gratitud.

 


        - Fin de la aparición -

 

***

 

(1) En los informes de las Apariciones, utilizaremos el nombre dado posteriormente por la Madre Divina al “Morro de Cristal”, es decir: Colina de las Apariciones.

Sep

05

Lunes, 5 de septiembre de 2011

Aparición Extraordinaria
Aparición de la Virgen María el 15 de septiembre de 2011 en San Pablo, Brasil. al vidente Fray Elías del Sagrado Corazón

Posterior a las veintidós apariciones ocurridas en Casa Redención, en el norte del departamento de Paysandu, Uruguay, y en víspera del Encuentro General de Colaboradores de la Comunidad Figueira, María, la Madre de Jesús, apareció y dirigió un mensaje a todos los  presentes en dicho evento.

En esta carta Ella transmitió que aparecería el día 9 de septiembre, en la Comunidad-Luz Figueira, para entregar un mensaje a todos Sus hijos.

 

Queridos Míos:

Hoy me anuncio a sus corazones como la Madre de la Eterna Paz.

Pido, a cada una de sus almas, que se una a Mí y al Misericordioso Redentor el día (1) de revelación de Mi mensaje de amor y de Paz.

Hoy me manifiesto a ustedes como la bondadosa y servidora Madre de la Paz y de la Divina Misericordia.

Les pido que guarden en sus corazones el pasaje del nacimiento del Mesías, en el antiguo pueblo de Belén, para que la radiante Estrella que iluminó y elevó Nuestros Espíritus, sea la misma que brille en sus corazones que buscan el constante aliento y refugio en Mi Corazón.

Estoy junto a ustedes en estos días de Encuentro de Instrucción y de Revelaciones (2), guiándolos con Mi emblema de la Paz y del Amor.

He venido a anunciarles que en el día 9 de septiembre a la hora 10, estaré apareciendo para todos Mis hijos seguidores de la oración, creyentes o no creyentes, fieles o no fieles, abiertos o no abiertos de corazón, para que Mi Voz de Paz sea sembrada en sus almas y corazones, que me esperan desde hace tiempo.

El punto de encuentro para Mi aparición, será en lo alto del monte llamado Cristal (3), donde Mi energía maternal se irradia a todo Brasil.

Espero a todos Mis hijos que llegarán peregrinando a este Encuentro General de almas y de consciencias comprometidas con el Plan Divino de Dios, para que, unidos en oración, sus voces penetren los Cielos, para que Yo, con Mi Gracia Inmaculada, descienda. Estaré consagrando esta Sagrada Área de oración y de silencio a Mi Eterna Paz y a Mi Espíritu de Madre y Sierva del Señor.

Ese será el momento en el cual toda la Comunidad Figueira, que sigue hace años la oración silenciosa con las Consciencias Divinas (Jerarquías), active el verbo orante para toda la región. Quiero poder llegar a todos Mis hijos que estarán presentes, sin que ninguna alma quede sin poder recibir Mi Gracia Celestial.

Les pido que en ese día sea consagrada la actual Casa de Oración en Figueira con la presencia de Mi imagen de la Divina Concepción de la Trinidad, pues quiero poder llegar a todos los hijos que llegan a esa sagrada casa.

Puedo decirles, queridos Míos, que esa Casa de Oración, me recuerda al Monte Tabor, lugar en donde Nuestro Señor Cristo encendió la Luz de Su Corazón para todo el mundo.

Desde ese día, 9 de septiembre, me presentare para irradiar a todos Mis hijos,  antes de Mi retorno al naranjal de Mi Casa en Uruguay.

La Voluntad del Señor, Dios Padre Todo Poderoso, es que formen grupos eficientes que acompañen Mi oración, para bendecir y rescatar a toda la nación brasilera.

Las almas sufren y necesitan que la humanidad responda, para que Yo, la Madre Vestida del Sol, pueda interceder. Estos son Mis últimos avisos, para que cada alma se sumerja en el océano de Mi oración protectora y redentora para todo el mundo.

A ustedes, les corresponderá abrir las puertas del Cielo, donde Yo siempre me encontraré para salvaguardarlos en Mi Corazón de Paz. Están todos en Mi Corazón.

En ese día, espero que todos Mis hijos estén con sus corazones ardientes, y que anhelen verme reflejada en su interior. Estoy con ustedes acompañándolos para que revelen Mis anuncios de Paz durante los días de Encuentro.

En el día 8 de septiembre, momento en que se celebra el surgimiento de Mi Consciencia Universal (4), los invito a que oren Conmigo las 72 Cuentas de la Contemplación (Orandio), para irradiar Paz a las almas que sufren y que mueren sin ver la Luz de Dios.

Transmitan este, Mi mensaje de llegada al centro del Monte de Cristal, a todas las almas, y anuncien este mensaje el día de revelación de Mis mensajes de Paz durante el Encuentro General en Figueira. Así, estarán respondiendo a lo Mayor y lo Mayor responderá el día de Mi Presencia entre ustedes, con Gracias especiales para los corazones.

Yo Soy la Reina de la Paz.

Soy la Divina Concepción de la Trinidad.

Gracias por responder a Mi llamado.

Prosigamos en constante oración.

 

 

 

(1)  La Madre se refiere al día viernes 9 de septiembre, día en que se realizó, por pedido de Ella, un estudio dedicado a la Madre Divina y a Sus apariciones ocurridas pocos días antes en Casa Redención, Uruguay.

(2) 48° Encuentro General de Colaboradores, realizado desde día 8 al 11 de septiembre de 2011.

(3) Monte de Cristal o “Morro de Cristal”, pequeño cerro existente en una de las áreas de la Comunidad-Luz Figueira. Nombrado posteriormente por la Madre Divina como: “Colina de las Apariciones”.

(4)  El día 8 de septiembre se celebra el nacimiento de la Santísima Virgen María.

Sep

02

Viernes, 2 de septiembre de 2011

Aparición Extraordinaria

En este último día de apariciones un pequeño grupo se aproximó al árbol de las apariciones a orar las 150 cuentas del “Ave María”.

En determinado momento, se percibió la aproximación de la Madre Divina.

Fray Elías se colocó de pie cerca de donde la Madre ha aparecido y todos continúan orando hasta recibir alguna indicación.

Momentos más tarde Fray Elías relata lo que ha sucedido.


Fray Elías: La Madre ha aparecido como Reina de la Paz, está sonriendo y dijo:


Un millón, un millón y una, un millón y dos, un millón y tres... de almas han sido rescatadas en todos estos días. Aún falta rescatar seis millones más.


Sobre Ella hay un canal de luz celeste. Es un tubo de luz que desciende y dentro de ese tubo existen varios grados de Cielos. La Madre está muy manifestada y sobre Su manto aparecen dos estrellas doradas de seis puntas, una en el lado derecho y la otra el lado izquierdo. Y nos dice:


He venido a orar con todos Mis hijos la oración “Ave Luminosa”, para poder rescatar más almas.

Mientras unos corazones se abren, otros se cierran, pero aún así, Mi célula de luz entra en todos.

Hoy nuevamente quiero derramar Gracia aquí.


Fray Elías: Ella nos pidió que construyamos un gran orandio de 150 cuentas. Cada cuenta debe ser grande y gruesa, en la cuenta mayor debe tener la imagen de la Madre de la Divina Concepción de la Trinidad, y nos dice:


Esto es para que Mi Luz esté presente, por medio de la oración, dentro de esta Casa de Oración. Les doy este símbolo de las cuentas que unirá a todos, a religiones y creencias, a movimientos espirituales y a dogmas. Porque Yo soy la Madre de todos, aunque muchos no lo crean.

Que Mi mensaje resuene en sus corazones. Reflexionen sobre todo lo que les he dicho, pues encontrarán en Mis palabras llave para muchos.


Fray Elías: Ahora vamos a continuar orando hasta que lleguen todos.


En este momento, uno de los hermanos se retira a buscar a todos los demás que están en diferentes partes del campo. Cuando todos se reúnen Fray Elías hace un relato de lo que ha sucedido.


Fray Elías: Estos últimos días hemos trabajado aquí con la Madre Divina a través de la oración “Ave María”. En especial este horario del medio día ha sido muy especial, pues energéticamente es más intenso espiritualmente y físicamente.

Hoy, Nuestra Madre apareció como la Reina de la Paz. Estábamos orando cuando apareció y luego seguimos orando, apoyando el proceso de liberación de las almas que la Madre Divina estaba realizando.

Ella estaba contando el número de almas que eran rescatadas. Y Ella decía un millón y una, un millón y dos, un millón y tres, y Ella seguía contando. Nos decía que era el número de almas que habían sido rescatadas.

Más tarde colocó Sus brazos abiertos hacia abajo y decía:


Yo Soy la Señora vestida del Sol.


Luego, sobre Ella apareció un canal celeste de luz, donde habían ángeles querubines, esos pequeñitos, andaban de un lado hacia otro.

Cuando el grupo llego y comenzamos a orar todos juntos, apareció en Su mano derecha una antorcha encendida y repetía: “Yo Soy la Señora vestida del Sol”.

En ese momento comenzó a irradiar más luz y los Cielos comenzaron a abrirse. Poco después, en un lugar elevado del Cielo, apareció Cristo con una túnica blanca y una parte de Su tronco desnudo. Se veía en la parte derecha de Su tórax, una llaga que estaba cicatrizando. En Su mano derecha tenía una cruz cristiana de madera, y sobre Él una tela blanca abierta que tenía escrito:

Yo Soy el Misericordioso Redentor, aún tengo Sed.

En ese momento la Madre Celestial hizo aparecer muchos ramos de rosas en varias partes del cielo, eran infinitos, y ellos descendían con mucha delicadeza.

En un momento cambió la imagen, y pidió que me acercara al árbol. Al llegar, la veo desde abajo, estaba posando Sus pies sobre el árbol, vestía como la Reina de la Paz y sostenía con Sus manos abiertas un orandio. Entonces, dentro del orandio apareció una Sábana blanca que tenia la imagen del rostro de Jesús con la corona de espinas y Ella dijo:


Este es el símbolo de quien nos ha dado la vida y de quien ha dado la vida por el mundo. Esta es la Sábana que tuvo Verónica en sus manos, Verónica cuando le secó el rostro a Jesús.
Al final, la Madre Celestial quedó inmóvil contemplando la Sábana por un tiempo y desapareció.


- Fin de la Aparición -

 

Quiénes somos

Asociación María
Asociación religiosa cristiana y ecuménica que tiene por finalidad difundir el mensaje universal de amor y de paz que Cristo Jesús, la Virgen María y San José transmiten a los monjes de la Orden Gracia Misericordia, estimulando el crecimiento espiritual a través de la oración y del servicio altruista.

Contacto

Mensajeros Divinos